Inversión

Los ‘hedge funds’ encadenan su peor racha desde 2009

Los inversores retiran 55.000 millones en 2016 por la pobre rentabilidad

William Ackman, consejero delegado de Pershing Square Capital Management.
William Ackman, consejero delegado de Pershing Square Capital Management.

Los gestores de fondos de inversión libre –hedge funds, en la jerga– siempre han sido considerados los chicos listos de la clase. Los únicos que tenían plena libertad de movimientos para invertir (con apalancamiento, con fuerte concentración de los valores adquiridos, apostando contra la evolución de compañías...). En teoría, eran los únicos capaces de lograr rentabilidades cuando la Bolsa sube y cuando baja.

Ackman, la estrella que perdió brillo

Bill Ackman ejemplifica bien lo que está ocurriendo en la industria de hedge funds. Su ojo para invertir convirtieron a este gestor en uno de los más reconocidos del mundo (además de hacerle inmensamente rico). Sin embargo, en los dos últimos ejercicios su fondo ha registrado fuertes pérdidas.

Desde que Ackman apareció en la revista Forbes como “El Nuevo Warren Buffett”, su fondo Pershing Square se ha dejado más de un 40%, por algunas inversiones nefastas.

En Herbalife apostó 1.000 millones de dólares a que sus acciones caerían. Ackman denunció que el funcionamiento de la compañía de tratamientos dietéticos era el propio de una estafa piramidal. Pero tras varias investigaciones estas sospechas no quedaron confirmadas, con lo que hedge funds de Ackman registró fuertes pérdidas con su posición bajista.

Tampoco funcionó su apuesta por la farmacéutica Valeant. Esta inversión se ha convertido en una auténtica pesadilla para el gestor, cuyo fondo lleva pérdidas de más del 20% en lo que va de año. Fue hace un año cuando comenzaron los problemas para esta compañía:un instituto de investigación descubrió una serie de prácticas poco éticas en el desarrollo de fármacos. Las acciones de Valeant se desplomaron, pero Ackman trató de ir a contracorriente y se convirtió en el máximo accionista de la farmacéutica. El mercado sigue sin confiar en Valeant.

Su última gran apuesta ha sido la cadena de comida rápida mexicana Chipotle, cuyas acciones han caído un 40% en el último año.

A pesar de la fama que les precede, en los últimos tiempos las cosas no les han ido bien. La industria lleva cuatro trimestres consecutivos registrando salidas de dinero, la peor racha desde 2009. En lo que va de año, este tipo de vehículos ha visto salir más de 60.000 millones de dólares (55.000 millones de euros), su peor racha desde 2009. Solo en septiembre se retiraron 9.000 millones, según un informe de eVestment.

El origen de los problemas de la industria está en una pobre evolución de las rentabilidades. Desde mediados de 2015 hasta mediados de 2016 los smart boys registraron importantes caídas en los fondos gestionados, coincidiendo con un periodo de dificultades bursátiles. En concreto, entre mayo de 2015 y mayo de 2016, el conjunto de hedge funds registró una caída del 5,95%, de acuerdo con índice compuesto elaborado por Bloomberg. Así que su mantra de lograr buenos resultados en cualquier momento de mercado ha quedado entredicho.

Aunque la industria sigue teniendo un tamaño considerable (más de dos billones de euros de activos bajo gestión), cada vez son más las voces que dudan de las estrategias que utilizan los gestores de hedge funds.

Los fondos de inversión libre son un vehículo regulado, pero no apto para todos los públicos. En España, la inversión mínima es de 50.000 euros, no están obligados a ofrecer liquidez diaria (normalmente es mensual, o incluso trimestral), y pueden decretar el cierre temporal, en caso de problemas de liquidez, con más facilidad que un fondo de inversión.

El retroceso global de la industria de hedge funds ha sido aún más marcado en España, donde nunca llegaron a tener mucho predicamento. Las carteras de fondos de inversión libre para los particulares han pasado de los máximos de 507 millones de euros hasta los 26 millones de cierre del año pasado. Entre 2014 y 2015 han perdido, además, el 91% de su patrimonio, según Inverco.

 

  • Tantos tipos como estrategias

La tipología de este tipo de fondos es muy variada. Tanto, como estrategias existen para batir al mercado a contracorriente. Hay fondos activistas, que buscan participar en la gestión de las empresas que compran y denunciar ineficientes. Los hay que combinan la mitad de la cartera en apuestas a favor de la subida de acciones y la otra mitad en apuestas a la baja (para intentar ganar tanto cuando sube la Bolsa como cuando baja). Otros están especializados en compañías que presentan una situación delicada: por el cambio de propietarios o de gestores, por ser objeto de un adquisición, o por estar en vías de liquidación.

Esta última familia de hedge funds es una de las que peor lo ha hecho en los últimos trimestres, y donde se han concentrado la mitad de las salidas de dinero del último año, de acuerdo con datos de Bloomberg.

La cuestión es que la mayoría de estas fórmulas de inversión no han funcionado en los últimos meses. Además, aunque desde el verano se aprecia una recuperación en las rentabilidades, como las ventanas de liquidez son limitadas en los hedge funds, los reembolsos de dinero se producen con un cierto decalaje respecto a las malas noticias.

Normas
Entra en El País para participar