Breakingviews

Los problemas de Santander cambian

Gran Bretaña y España sustituyen a Brasilcomo los países que generan inquietud al banco

Sede de Santander en Londres.
Sede de Santander en Londres.

Que Santander tenga 10 mercados principales hace que siempre haya algún hijo con problemas. Gran Bretaña y España han sustituido a Brasil como puntos más problemáticos de la entidad según los ingresos publicados ayer. Sin embargo, la entidad debería ser capaz de conseguir sus objetivos, aunque no sean demasiado ambiciosos.

El banco advirtió hace menos de un mes de que el beneficio sería menor de lo que esperaba en algunas de sus geografías clave, gracias en parte a los bajos tipos de interés de los mercados desarrollados. Rebajó el rendimiento de capital objetivo para 2018 al 11%, desde el 13%, debido principalmente a una perspectiva más pesimista para Reino Unido tras la votación del brexit. Los resultados del tercer trimestre justifican esos recelos. Las ganancias en aquel país, que representan casi una quinta parte del total, se redujeron en casi una cuarta parte en términos de euros.

La entidad advirtió hace menos de un mes de que el beneficio sería menor de lo que esperaba en algunas de sus geografías clave

A las ganancias españolas no les fue mucho mejor, pues cayeron un 13% debido a que bajan los tipos de las hipotecas y los volúmenes de crédito siguen reduciéndose. Para compensar el estrechamiento de los márgenes, que es a la vez temporal y compartido con rivales como Bankia, Santander está tratando de aumentar la fidelidad de los clientes y de impulsar los ingresos por comisiones, una estrategia que ya se ha utilizado en Reino Unido. EEUU, por su parte, es una parte relativamente pequeña, y tiene un retorno sobre el capital tangible justo por encima del 4%. Los reguladores aún no han dado su sello de aprobación al negocio de Santander en el país.

Brasil, en su tiempo la filial más morosa de Santander, ha mejorado a pesar de un aumento en las provisiones por préstamos. Dado que representan el 20% de los ingresos, eso da cierta confianza en que Santander alcance sus objetivos, incluyendo una ratio de core capital por encima del 11% en 2018. Es baja en comparación con sus homólogos, pero al menos es alcanzable: la actual es del 10,47%. Criar a niños problemáticos es difícil, pero la paciencia da sus frutos.

Normas