Impagos de las Administraciones Públicas

Los autónomos señalan con el dedo los 10 ayuntamientos más morosos

El ayuntamiento de Jaén es el que tarda más en pagar a sus proveedores, con una media de 19,5 meses

El sector público acumula una deuda con sus proveedores de 10.500 millones

La Administración Estatal ha incrementado un 25% tiempo medio de pago.

autonomos Ampliar foto

El ayuntamiento de Jaén es el que más tarda en pagar a sus proveedores de entre los grandes consistorios de toda España. En concreto tarda 587 días de media en abonar sus facturas o lo que es lo mismo 19,5 meses, según los datos que maneja trimestralmente la Federación de Autónomos (ATA).

Estos datos, que analizan los plazos medios de pago de todos los ayuntamientos españoles de localidades con más de 40.000 habitantes, indican que la segunda y terceras plazas en el ranking de consistorios más morosos las ocupan los municipios madrileños de Parla (con un retraso medio en el abono de facturas de 15 meses) y Alcorcón (13 meses).

Seguidamente estos son siete ayuntamientos restantes que completan la lista de los diez más morosos: Algeciras (369 días de retraso medio en el pago), Gandía (294 días de media), Telde (252 días), Jeréz de la Frontera (234 días), El Puerto de Santa María (198 días), Rivas-Vacíamadrid (176 días) y Mérida (175 días).

La Ley de Morosidad estipula que las administraciones públicas están obligadas a abonar sus facturas en un plazo máximo de 30 días y las empresas, independiente de su tamaño, deben pagar en un tiempo máximo de 60 días. Sin embargo, esta normativa no tiene un régimen sancionador, según denuncia el presidente de ATA, Lorenzo Amor. Esta falta de multas hace que dicha ley "sea la que tiene más insumisos de todas las que existen, no la cumple casi nadie y no tiene ninguna consecuencia", se queja Amor, quien exige que se fijen sanciones.

"No queremos que se castigue a las empresas que puntualmente no pueden pagar por problemas pasajeros de liquidez, pero sí a las grandes compañías, sobre todo, que utilizan el retraso en los pagos para financiares; y también a las administraciones públicas porque si un ciudadano paga sus impuestos o cotizaciones fuera de plazo sufre un recargo", ha señalado el presidente de ATA.

  • Disminuye la morosidad

No obstante, esta asociación ha detectado que, en términos generales, los plazos de pago de las administraciones públicas a sus proveedores se han acortado un 5,5% en el tercer trimestre de este año, respecto al mismo periodo de 2015. En concreto, el periodo medio de abono de facturas ha pasado de 83 a 78 días.

Si bien, no todas las administraciones se han comportado igual. Mientras que las comunidades y los ayuntamientos han disminuido su morosidad un 8,2% y un 1,5% respectivamente; la Administración Central ha pasado de pagar en 44 a 55 días, lo que supuso un inesperado incremento del 25%. Amor atribuyó este empeoramiento de la morosidad al adelantamiento del cierre presupuestario de los ministerios a julio, cuando habitualmente dicho cierre se efectúa en noviembre.

Las comunidades más morosas en el tercer trimestre fueron, según este informe, la Comunidad Valenciana (106 días) y las islas Baleares (102 días). Por el contrario, el País Vasco y Navarra son los que abonan sus facturas más pronto, en 47 y 49 días de media respectivamente.

  • Deuda acumulada

En total, ATA calcula que las Administraciones Públicas tienen una deuda acumulada con sus proveedores de unos 10.500 millones de euros, lo que supone haber reducido este stock un 19%. De toda esta deuda aproximadamente un 20% (unos 2.100 millones) está contraída con autónomos y el resto con empresas con asalariados, de todos los tamaños.

Si se observa el comportamiento de pago entre empresas, se observa que estas también incumplen la ley de morosidad pero en menos días. Así, el plazo medio de pago de las compañías es de 77 días, siete días menos que hace un año, lo que supone una reducción de este plazo del 8,7%. Es más, atendiendo al número de trabajadores de la empresa, ATA asegura que los autónomos y las empresas de menos de 50 trabajadores cumplen la ley de morosidad con plazos medios de pago de entre 45 y 56 días.

Normas