Infraestructuras

Ferrovial obtiene el apoyo de Reino Unido para ampliar Heathrow

El respaldo del Ejecutivo de Theresa May al proyecto de Ferrovial irá a consulta pública

El presupuesto mínimo rondará los 23.000 millones de euros, incluida una nueva terminal

Londres podrá abrirse a nuevos destinos principalmente de Suramérica y Asia

Un avión despega en el aeropuerto londinense de Heathrow.
Un avión despega en el aeropuerto londinense de Heathrow.

Ferrovial roza ya su gran proyecto en Reino Unido, el de la construcción de la tercera pista en el aeropuerto londinense de Heathrow. El Gobierno de Theresa May se ha decantado por respaldar la ampliación del mayor aeropuerto europeo, con el objetivo de generar nueva capacidad aeroportuaria en el sureste de Inglaterra, en detrimento de remodelar el aeropuerto de Gatwick, para el que también se pensaba en una nueva pista. El grupo español es el primer accionista de Heathrow, con el 25% del capital, y lleva diez años defendiendo la ejecución de la tercera pista, desde que tomó el control del gestor aeroportuario británico BAA.

Pero el debate viene de más atrás y se ha mantenido hasta el último minuto, pues no faltan las voces críticas en el Ejecutivo, como la del ministro de Exteriores Boris Johnson. En Reino Unido se discute sobre las soluciones para la saturación aérea desde hace 25 años. Los proyectos sobre la mesa, y que han sido sometidos a todo tipo de estudios, eran los de las ampliaciones de Heathrow o Gatwick, o la construcción de un nuevo aeropuerto en el área del estuario del Támesis. Heathrow, base de operaciones de British Airways (IAG), cuenta con 75 millones de pasajeros al año y un nivel de saturación del 100%.

En todo caso, la expansión de la infraestructura estará sujeta a una batería de medidas, principalmente medioambientales, para mitigar el impacto sobre las comunidades vecinas. Y es que la contaminación acústica ha sido argumento principal en manos de los detractores. Solo al aislamiento acústico de las viviendas afectadas se dedicarán 700 millones de libras, mientras los propietarios de las fincas expropiadas para la hipotética construcción de una pista noroeste recibirían un 125% sobre el precio de mercado de sus viviendas.

FERROVIAL 18,58 -0,13%

Una vez que el Gobierno ha hecho pública su preferencia, califica el proyecto de asunto de Estado y someterá la decisión final de dotar a Heathrow con una tercera pista a consulta pública a lo largo de 2017 y a posterior votación en el Parlamento. "La decisión tomada hoy es una de las claves del plan del Gobierno para construir un Reino Unido global y una economía que funcione", ha señalado el Ejecutivo a través de un comunicado. Esta ofensiva de Reino Unido sirve de bálsamo para una economía que se mueve en la incertidumbre por el impacto del Bréxit.

  • Actuación multimillonaria

Ferrovial es el primer accionista de Heathrow, con el 25% del capital, y lleva diez años defendiendo la ejecución de la tercera pista

El presupuesto en obras para la ejecución de la tercera pista del aeropuerto de Ferrovial alcanza un mínimo de 17.000 millones de libras (unos 19.100 millones de euros), a los que hay que sumar otros 2.600 millones de libras para habilitar una nueva terminal. La infraestrcutura no estaría a punto al menos hasta 2025.

Heathrow es de titularidad y gestión privada, pero está regulado por las autoridades británicas, por lo que las cuantiosas inversiones en la remodelación deberían retornar por la vía de las tarifas que se cobran a las aerolíneas. Además, Ferrovial partirá con toda seguridad como una de las candidatas a participar en los trabajos, de igual modo que lo ha hecho en los proyectos de las nuevas terminales.

Desde el Ejecutivo se ha querido aliviar cualquier debate en torno al futuro de las tarifas aeroportuarias. En este sentido, el secretario de Transporte, Chris Grayling, se ha apresurado a señalar que Heathrow podrá satisfacer la creciente demanda y permitir mayores niveles de competencia sin que los precios tengan que ser más altos, "incluso después de tener en cuenta los costes de construcción".

El Gobierno de David Cameron ya dio claros indicios de preferir la opción de potenciar Heathrow en competencia con otros grandes aeropuertos europeos como los de París o Fráncfort. Los accionistas de la infraestructura, por su parte, mantuvieron su intención de invertir una vez que el Brexit se impuso en el reciente referéndum.

La Comisión británica de Aeropuertos calcula que la aportación de la ampliación de Heathrow a la economía del país en 60 años será de unos 147.000 millones de libras. El proyecto también recibió un impulso prácticamente definitivo meses atrás, en julio de 2015, con el dictamen favorable de la comisión Davies. Este grupo de trabajo fue creado por el Gobierno para reflexionar sobre el mejor modo de contar con mayor capacidad aérea.

  • Paso trascendental

"El paso que está dando hoy el Gobierno es verdaderamente trascendental", ha declarado el secretario de Transporte, Chrys Grayling, "estamos tomando decisiones para garantizar la posición de Reino Unido en el mercado aéreo mundial". El responsable del área de Transporte valora que un aeropuerto ampliado consolidará puestos de trabajo y oportunidades de negocio "para la próxima década y más allá", pero también pone el acento en los beneficios para el ciudadano por el acceso a un mayor número de aerolíneas, destinos y vuelos.

El coste del proyecto reacerá sobre los accionistas del aeropuerto y, posteriormente, sobre las compañías aéreas y sus clientes, no sobre el contribuyente. "El objetivo debe ser obtener un plan de expansión que mantenga las tasas de aterrizaje cerca de los niveles actuales", pide el representante del Gobierno. La Autoridad de Aviación Civil (CAA por sus siglas en inglés), gestores de Heathrow y las aerolíneas deberán sentarse para diseñar un nuevo marco tarifario una vez que las obras de expansión tengan luz verde definitiva. También deberá reordenarse el espacio aéreo prácticamente de todo Reino Unico con la posibilidad de abrir decenas de nuevas rutas. Suramérica y Asia son algunas de las zonas de crecimiento en el punto de vista de Reino Unido.

Los beneficios de un 'hub' más fuerte

La entrada en operación de una tercera pista abriría notables expectativas de crecimiento para Heathrow, que lleva años operando con un nivel de ocupación que roza el 100% de su capacidad.

La puerta de entrada por excelencia en Reino Unido, y principal nodo de conexiones aéreas de Europa, cerró 2015 con un récord de 75 millones de pasajeros (un 2,2% más que en 2014). Las estimaciones sobre la ampliación sostienen que esta plaza londinense podría abrir 40 nuevos destinos y doblar sus ingresos regulados.

El Gobierno ha asentado su decisión a favor de la tercera pista en argumentos como la posibilidad de conectar mejor el Reino Unido con destinos de larga distancia que coinciden con áreas de crecimiento a nivel mundial. También se resalta el impulso al comercio y el fuerte efecto sobre el empleo que tendrá una obra de tales características. El Ejecutivo prevé la creación de 77.000 puestos de  trabajo adicionales en torno al aeropuerto en los próximos 14 años.

Normas