Alimentación

Los Ferrer Noguer buscan la paz empresarial en Freixenet

El patriarca de la compañía, José Ferrer Sala, quiere comprar otro 51% de acciones

José Ferrer Sala, presidente de honor de Freixenet.
José Ferrer Sala, presidente de honor de Freixenet.

Las burbujas doradas de cava de Freixenet seguirán en manos de la familia Ferrer. Al menos así lo pretende el presidente de honor de la compañía, José Ferrer Sala, que ha presentado una oferta para comprar el 51% de las acciones a las otras dos ramas de la familia: los Bonet Ferrer y los Hevia Ferrer, cada una de las cuales controla un 29% de la empresa.

Según desveló La Vanguardia, el patriarca de 91 años ha ofrecido por escrito 230 millones de euros, por lo que la totalidad de la firma se valoraría en 450 millones. Además, se compromete a formalizar la compra en un documento privado antes de que acabe el mes y a completar el pago antes del 30 de junio. La oferta de José Ferrer se sitúa ligeramente por debajo de los 255 millones que ofreció este mismo año el grupo alemán Henkell por el mismo paquete de acciones.

  • Disputas familiares

Las tres ramas de la familia han mantenido discrepancias sobre cómo afrontar el futuro de la compañía, que en su último ejercicio tuvo cuatro millones de euros de beneficio. Por un lado, José Ferrer y sus hijos, que cuentan con un 42% del capital, se posicionaron contrarios a perder el control de la compañía en manos de un grupo internacional. En el lado opuesto, los Hevia, capitaneados por el director financiero, Enrique Hevia, apostaban por vender a la firma alemana y lanzaron críticas a la gestión del consejero delegado Pedro Ferrer. En tercer lugar, se encuentran los Bonet, que se diviedieron entre los que querían vender –los hermanos Pedro y Eudald– y el presidente de la compañía, José Luis Bonet y su hermana Pilar, propietarios del 7,5% cada uno, que optan ahora por no desprenderse de su parte y continuar en la empresa, debido a sus lazos con el patriarca.

Según aseguró el periódico citado, la familia Ferrer habría comenzado a negociar con entidades financieras como el Banco Santander para obtener un crédito que les permita afrontar la compra a sus socios antes de que empiece la campaña de Navidad, que es una época clave para la empresa.

Normas