Situación política

El no del PSC amenaza con romper la unidad del PSOE

Vara y Page sugieren que el partido podría romper definitivamente su relación con el PSC

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, a su salida del Comité Federal del PSOE celebrado el domingo.
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, a su salida del Comité Federal del PSOE celebrado el domingo. EFE

El PSOE afronta la semana en la que facilitará la investidura de Mariano Rajoy dividido y con parte de sus diputados dispuestos a no acatar las órdenes del Comité Federal. El líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, insistió este lunes en que los diputados del PSC votarán no a Rajoy porque no “pueden hacer otra cosa”. Y asumió que esa decisión puede suponer un cambio en la relación federal entre el PSOE y el PSC o, incluso, la ruptura.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, acudirá a las dos votaciones del debate de investidura de esta semana con la certeza de que, al final, será reelegido. En realidad, la gran incógnita es saber cuántos diputados del PSOE desobedecerán la postura que adoptó el Comité Federal este domingo y votan no en lugar de abstenerse en la segunda votación.

El primer secretario del Partit del Socialistes de Catalunya (PSC), Miquel Iceta, reiteró que la federación catalana romperá la disciplina de voto. “No podemos aparecer a su lado [en referencia a Rajoy] en el inicio de un curso político en Cataluña que, mucho me temo, acabará con un choque institucional por el referéndum no autorizado”, declaró Iceta en una entrevista a RAC1. El político catalán dio vueltas sobre la idea de que los socialistas catalanes “no pueden hacer otra cosa” que votar no y reclamó comprensión al PSOE.

Los barones socialistas ya han alertado que la decisión del PSC puede tener consecuencias o, incluso, suponer la ruptura con la federación catalana. El PSC es un partido autónomo, aunque está integrado en el PSOE desde 1978 a través de una relación particular que podría revisarse si finalmente el socialismo catalán se aparta de las directrices de Ferraz.

El presidente de Castilla-La Mancha y secretario del PSOE en la región, Emiliano García-Page, avisó de que “en España, si alguien quiere el divorcio, con que lo pida una de las partes vale”. Si bien también señaló que intentará evitar una ruptura, cada vez más voces, en privado de momento la mayoría, defienden la opción de que el PSOEopte por crear una federación en Cataluña al margen del PSC. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, señaló que el PSC “debe saber” que las decisiones que adopte sobre la votación en la investidura de Mariano Rajoy “tienen consecuencias”. Aunque a renglón seguido aseguró que no deseaba la ruptura.

A pesar de los avisos, Iceta señaló que es consciente de que la decisión del PSCtendrá consecuencias y defendió que el partido está preparado para asumirlas. “Nosotros desobedecemos y estamos dispuestos a aguantar las consecuencias, no como otros que dicen que quieren desobedecer y no quieren afrontar las consecuencias”, señaló en alusión a los independentistas. La decisión del PSOEde abstenerse para facilitar un Gobierno de Mariano Rajoy también puede tener efectos colaterales sobre los pactos con Podemos que sustentan diversos Gobiernos socialistas. En Aragón, la formación morada consultará a la militancia si rompen el acuerdo que aupó al socialista Javier Lambán a la Presidencia de la comunidad. Si bien la presidenta de Baleares, Francina Armengol, defendió con vehemencia el no Rajoy, la dirección de Podemos en las islas avisó de que una abstención de los diputados baleares heriría de “muerte el pacto”. En Extremadura y Castilla-La Mancha, Podemos ya rompió relaciones con el PSOEy, en Valencia, la formación morada asegura que será más exigente con el presidente Puig.

Normas