Perfil

Loewe: Pascale Lepoivre, la experiencia del lujo

La francesa ha dedicado su carrera al desarrollo de productos

Tras 20 años en el seno de LVMH, se convierte en CEO de Loewe

Nueva consejera delegada de Loewe, Pascale Lepoivre.
Nueva consejera delegada de Loewe, Pascale Lepoivre.

En los negocios de lujo, todo queda en casa. Mejor apostar por un profesional conocido y eficiente, que integrar un ejecutivo desconocido. Con esta mentalidad se ha producido la última sucesión en el corazón de la marca española Loewe, uno de las mayores fabricantes de bolsos del mundo. Su nueva consejera delegada, Pascale Lepoivre (Toulon, Francia), que accedió al cargo el pasado 1 de octubre, forma parte de LVMH Group (conglomerado francés propietario de la enseña) desde 1995.

La experiencia de Lepoivre en desarrollo de productos va a ser de “gran ayuda” para Loewe, según afirmó recientemente el presidente y director ejecutivo del grupo, Pierre-Yves Roussel. Su llegada se produce tras la salida, por motivos personales, de la británica Lisa Montaigne, CEO de la firma desde 2009. Algunos apuntan, sin embargo, a que se esté considerando un nuevo cargo para ella dentro del conglomerado.

El trabajo de Montaigne ha sido fundamental, sobre todo en los últimos años, gracias al nombramiento del actual director creativo, Jonathan Anderson. Desde su fichaje y en solo dos años –con una crisis económica de por medio, las ventas de ropa de la firma aumentaron un 380%. “Jonathan Anderson tiene una visión muy interesante, fresca y coherente con Loewe. Estamos muy entusiasmados con el proyecto”, afirmó Rousell a la revista Women’s Wear Daily (WWD). La enseña revivió económicamente, pero también a nivel creativo, con el lanzamiento de dos perfumes y varios nuevos modelos de bolsos. El cambio ha recordado a muchos al sufrido por Louis Vuitton entre finales de los 90 y principios del nuevo milenio bajo la dirección de Marc Jacobs. Lepoivre será la encargada ahora de seguir escribiendo este nuevo capítulo de la compañía junto a Anderson.

Licenciada por la Escuela de Estudios Superiores de París (HEC) y con un máster por Insead, Lepoivre inició su carrera profesional en 1988, con la entrada a la francesa Waterman Pens, el fabricante de plumas estilográficas más antiguo, adquirido unos años antes por la compañía estadounidense Gillette. Durante cuatro años ejerció de jefa de producto hasta que, en junio de 1992, fue fichada por la parisina S.T. Dupont como responsable de marketing.

"Durante los nueve años en Céline, fue clave para el desarrollo de la estrategia de la compañía y el éxito de sus productos"

Finalmente, su llegada a LVMH Group se produjo en 1995, ya en el mundo de la moda, integrándose en el equipo de Louis Vuitton, en el que permaneció 11 años. Allí, esta amante del coleccionismo de muebles, ejerció diversos puestos en las áreas de marketing, moda y marroquinería, al cargo de todas las categorías de productos.

Este ascenso profesional no le ha impedido, en cualquier caso, tener tiempo para sí misma. Casada y con dos hijos, Lepoivre es una amante de la literatura y del dibujo. Los que trabajan a su lado destacan el carácter técnico de sus bocetos, con unos resultados “impresionantes”. Pero no todo es el arte. También saca espacio para practicar deporte, en particular, para la hípica.

Tras la década que trabajó para Louis Vuitton, Lepoivre se convirtió en vicepresidenta ejecutiva de Céline, enseña gala de artículos de cuero de lujo, también propiedad de LVMH. Nueve años en los que la francesa fue clave para el desarrollo de la estrategia de la compañía y el éxito de sus productos, todo ello como mano derecha del ya exconsejero delegado de Céline, Marco Gobbetti, que recientemente anunció que dejaba la empresa para convertirse en el nuevo CEO de Burberry. Lepoivre además ha sido parte del cambio e impulso experimentado por la marca en los últimos años, tras la entrada en 2008 de su actual directora creativa, Phoebe Philo, que llegó al mismo tiempo que Gobbetti.

El pasado 1 de octubre, Lepoivre dio un paso más y se convirtió en consejera delegada de Loewe. A partir de ahora, tendrá que compaginar sus estancias en París, donde se encuentra el estudio de Jonathan Anderson, y Madrid, sede de la marca y donde esta fue fundada hace ya 170 años. De hecho, Loewe es la única firma del mundo del segmento moda de lujo cuya sede y oficinas centrales se encuentran en la capital y la producción se realiza en España. Desde la enseña confirman que esto no cambiará. La ciudad y el país son “el ADN de la marca”. Durante sus viajes a Madrid, Lepoivre podrá visitar el centro en el que se han producido los últimos superventas de la marca (los bolsos Puzzle, Hammock y Barcelona), ubicado en Getafe, pero también de otra de sus pasiones, la comida española.

La experiencia de la francesa y la creatividad demostrada por el joven Anderson en estos tres años hacen que muchos auguren un gran 2017 para Loewe y el inicio de un nuevo capítulo en la historia de esta insignia centenaria.

Normas