Política europea

CETA: La UE y Canadá trabajan para superar el veto de Valonia al acuerdo comercial

La autoridades uropeas y canadienses lamentan la “interrupción” de las negociaciones, y piden “más tiempo” para llegar a un consenso

La ministra de Comercio Internacional de Canadá, Chrystia Freeland.
La ministra de Comercio Internacional de Canadá, Chrystia Freeland. EFE

Los líderes de la Unión Europea fracasaron el viernes en su intento por desbloquear el veto de la región belga de Valonia al acuerdo de libre comercio negociado entre la UE y Canadá (conocido como CETA por sus siglas en inglés) y urgieron a seguir intentando encontrar una solución en los próximos días.

El acuerdo con Canadá acaparó toda la atención en la segunda jornada de la cumbre europea, donde los 28 jefes de Estado y de Gobierno trataron además de la política comercial europea. El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, confirmó al término de la reunión que la región belga de Valonia sigue rechazando el tratado y confió en que se encuentre una solución “en los próximos días”. “Estoy seguro de que habrá un acuerdo” y “cuando digo en los próximos días, incluye hoy”, señaló Juncker.

También el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, se mostró este sábado “optimista” tras reunirse con la ministra canadiense de Comercio, Chrystia Freeland, para tratar de desbloquear el punto muerto. El político socialista alemán ha decidido mediar en las negociaciones entre la Comisión Europea, Canadá y el Gobierno de la región belga de Valonia.

“Los problemas están sobre la mesa de los europeos y debemos intentar solucionarlos”, afirmó Schulz según una agencia belga, y agregó que el encuentro con Freeland fue “muy constructivo y quizá decisivo”, por lo que se mostró “optimista”.

La Comisión Europea y Canadá trabajan con Valonia en una “declaración interpretativa”, con valor jurídico, que acompañe al texto del tratado, que por su parte fue cerrado hace dos años y desde entonces ha pasado distintas fases para su ratificación, como una verificación jurídica y su traducción a las lenguas oficiales de la UE.

 Abandono de Freeland

El viernes se conoció que la ministra canadiense de Comercio, Chrystia Freeland, había abandonado la reunión en Namur(Bélgica) con las autoridades valonas. Freeland había anunciado el “fin y fracaso” de las negociaciones con Valonia y, visiblemente emocionada, indicó que regresaba a su país.  Fuentes comunitarias dijeron a Efe sin embargo que se ha producido un “parón” y que “no dan por terminado” el proceso para lograr firmar el acuerdo.

Juncker había ironizado con el hecho de que cuando la UE concluyó un acuerdo comercial con Vietnam “mundialmente famoso por aplicar todos los principios democráticos (...) nadie abrió la boca”, a diferencia de lo ocurrido ahora.

Por otra parte, explicó que en las últimas horas se han disipado las reticencias que mantenían sobre el mismo acuerdo Rumanía y Bulgaria, que pedían que Canadá levantara la necesidad de visado a sus ciudadanos. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien alertó durante la cumbre de que el CETA puede convertirse en “el último” acuerdo de esas características que la UE trate de sacar adelante ante las dificultades para su ratificación, opinó que la oposición al texto de la región belga responde a cuestiones de “política interna” y no “internacional”.

El presidente de Francia, François Hollande, fue el único de los líderes reunidos en Bruselas que puso fecha a la negociación con Valonia: el próximo jueves. Ese día está prevista en Bruselas una cumbre con Canadá en la que se esperaba que se pudiera firmar el CETA.

Normas