Breakingviews

Brasil, de vuelta al crecimiento

Después de dos años de contracción y crisis política, el país muestra signos de recuperación

Ilan Goldfajn, presidente del Banco Central de Brasil.
Ilan Goldfajn, presidente del Banco Central de Brasil.

La economía de Brasil está de vuelta. Después de dos años de fuerte contracción, agravada por la crisis política y un escándalo de corrupción, el crecimiento se dispone a reanudarse el próximo año. Además, la inflación se está moderando, y eso ha hecho que el banco central rebajara el miércoles su tipo de interés de referencia por primera vez en cuatro años. Incluso el gigante estatal Petroleo Brasileiro ha adoptado una política de fijación de precios más razonable.

Un factor clave en este incipiente cambio de tendencia ha sido el Parlamento, que el día 10 aprobó la primera fase de una reforma constitucional que limitará el aumento del gasto del Gobierno al nivel de la inflación durante los próximos 20 años. La medida, clave en el plan de recuperación del presidente Michel Temer, salió adelante fácilmente en la Cámara baja, donde necesita una segunda aprobación antes de pasar al Senado. El proceso terminará probablemente a finales de año. La victoria refleja las habilidades de Temer.

El Banco Central rebajó el miércoles, como preveían los economistas, su tasa Selic en 25 puntos básicos, hasta el 14%. Brasil no había bajado sus tipos desde octubre de 2012. El movimiento refleja la disminución de la inflación, que está por debajo del 8,5%. Debería haber más rebajas a medida que repunte el crecimiento y los aumentos de precios del consumo se sigan suavizando. Se espera que el PIB crezca un 1,3% el próximo año, tras contraerse bruscamente en 2015 y 2016.

"El gigante estatal Petroleo Brasileiro fijará los precios de forma más razonable"

El sentido común también está llegando a Petrobras, que anunció la semana pasada que adoptará un nuevo régimen de precios de la gasolina y el gasóleo que refleje mejor los precios internacionales. Durante el mandato de Rousseff, la compañía mantuvo los costes de combustible bajos en un esfuerzo por contener la inflación, con un coste de miles de millones.

Una recuperación completa llevará años. Los techos de gasto no funcionarán sin reformas en las pensiones, que tendrán una mayor oposición. Se puede conseguir un círculo virtuoso de efectos económicos. Si las cosas van bien, Temer podría no dejar a su sucesor en 2019 una economía en un estado terrible.

 

Normas