Editorial

La exportación es prioritaria

El indicador sintético de actividad que elabora el Ministerio de Economía revela que en el tercer trimestre del año las ventas de bienes y servicios de empresas españolas al exterior se habrían ralentizado, especialmente por la desaceleración en la exportación de automóviles y bienes de equipo (casi el 40% de la cartera exterior). Las empresas dedicadas a estas dos actividades, como casi todas las pequeñas empresas que exportan, han detectado durante el trimestre una contracción en sus carteras de pedidos, que es coherente con el descenso que ya registraron las ventas al exterior en julio pasado, y que podrían replicarse en los meses siguientes. Aunque la demanda interna mantiene valores de fortaleza en los últimos trimestres, hasta el punto de sostener un crecimiento de la economía aún superior al 3%, España debe preservar a toda costa valores crecientes en sus ventas a terceros países. Una economía internacionalizada siempre es menos vulnerable a los ciclos, y para ello hay que mantener siempre posiciones muy competitivas en los mercados, con los costes muy ajustados. Eso es lo que ha lanzado las ventas de España en los últimos años hasta el punto de elevar un 50% la proporción de bienes y servicios sobre el PIB que se destinan a la exportación: el 33% del PIB, un listón al que no se debe renunciar.

Normas