XIX Congreso Nacional de la Empresa Familiar

Las grandes empresas enfrían el optimismo económico de Rajoy

Califican con un 1,79 la actual situación política, la tercera cifra más baja de la crisis

La unidad de mercado es la primera tarea que debería acometer el nuevo Ejecutivo

Felipe VI saluda al presidente del IEF, Ignacio Osborne, en presencia del presidente electo de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijoo.
Felipe VI saluda al presidente del IEF, Ignacio Osborne, en presencia del presidente electo de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijoo.

Los quinientos empresarios reunidos  en A Coruña en el XIX Congreso de la Empresa Familiar dieron un suspenso rotundo a la clase política y dibujaron un escenario económico mucho más tenebroso del que ha pintado el Ejecutivo en funciones en el plan presupuestario remitido a Bruselas el pasado sábado.

En la tradicional encuesta interactiva que realizan al inicio del encuentro, los representantes de las compañías, entre las que se encuentran firmas como Mercadona, Puig, Barceló, Gestamp o Riu, entre otras, calificaron con 1,79 puntos sobre 9 puntos posibles la situación política actual. Se trata de la tercera calificación más baja desde que se inició esta encuesta en 2008 y una muestra más del descontento que reina entre los empresarios ante los más de 300 días que han transcurrido con un Gobierno en funciones. La puntuación solo fue más baja en 2014 (1,08 puntos), coincidiendo con el repunte de casos de corrupción como el protagonizado por la trama Púnica, y en 2009 (1,18 puntos) en plena crisis financiera mundial y momento en el que comenzó a destaparse un déficit público galopante y las impopulares medidas que habría que acometer para contenerlo.

El 82% de los empresarios prevé un crecimiento limitado del PIB y del empleo a corto y medio plazo

Pese a todo, los empresarios consideraron ayer muy positiva la actual situación económica, con crecimientos anuales del PIB superiores al 3%, una creación de empleo cercana a los 500.000 puestos de trabajo y un mayor acceso al crédito. Por ello, los participantes en la encuesta puntuaron con 5,31 puntos sobre 9 la coyuntura económica, la mejor puntuación de la serie histórica. Un optimismo que se torna en pesimismo para los próximos trimestres. Preguntados sobre cómo creen que será el crecimiento de la economía española a corto y medio plazo, solo el 6% de los encuestados auguró, en línea con las estimaciones de Rajoy, que habrá un aumento rápido de la actividad económica con una intensa creación neta de empleo, dos puntos menos que en 2015. Dicho de otra manera, que el 94% restante considera que habrá un aumento moderado o frágil del PIB y una limitada o nula creción de empleo.

A la pregunta de las reformas que establecen como prioritarias para el próximo Ejecutivo, los empresarios apuntaron, contra todo pronóstico, a la unidad de mercado y al pacto por la educación, ambas por encima de la reforma del mercado laboral. Sorprende que en último lugar aparezca la consolidación fiscal, aunque quizá tenga que ver con el adelanto de los pagos fraccionados en Sociedades, que va a suponer un sobrecoste de 8.000 millones de euros para las grandes empresas este 2016.

Tras cerrar el pasado ejercicio con un déficit del 5,1%, Bruselas ha ofrecido una senda más suavizada ante los claros visos de incumplimiento. En concreto, el desfase entre ingresos y gastos deberá bajar este año al 4,6% del PIB, al 3,1% en 2017 y al 2,2% en 2018. La información remitida a Bruselas este sábado establece que ese objetivo sí se cumplirá este año, pero que se rebasará en cinco décimas el que viene, lo que obligará a un ajuste adicional de 5.500 millones.

Ignacio Osborne, presidente del IEF, pide estabilidad institucional, regulatoria y económica "para consolidar esta nueva etapa de crecimiento"

Felipe VI: "Sois la columna vertebral de la economía"

El XIX Congreso Nacional de la Empresa Familiar fue inaugurado por el rey Felipe VI, que ensalzó el papel jugado por estas empresas en la recuperación de la crisis económica. "Las empresas familiares son la columna vertebral de la economía española, ya que representan, de manera directa, cerca del 90% de las empresas totales, al tiempo que generan el 60% de la producción total y emplean a casi el 70% de los trabajadores privados. Esto sin tener en cuenta a los autónomos, una fuerza fundamental de nuestra economía que merece el mayor elogio y todo el apoyo. 

Felipe VI subrayó la importancia de estas firmas "por su especial compromiso social y territorial" y por atender de forma singular "al mantenimiento del empleo incluso a costa de perder competitividad". También ensalzó la posición saneada de las empresas familiares frente al resto, "ya que tiende a apostar por un crecimiento con recursos propios, optando de manera moderada por la financiación externa y siempre como elemento para incrementar la productividad".

Normas