Salón del Automovil de París

El motor pierde fuelle frente a la tecnología y la moda

El Salón del Automovil de París presentó varias novedades innovadoras

Por ejemplo, coches capaces de hacer fotos y vídeos o ser estacionados a distancia

Diferentes herramientasy telas del atelierde la automoción de la casa DS.
Diferentes herramientasy telas del atelierde la automoción de la casa DS.

Un ciudadano europeo medio pasa durante toda su vida cerca de cuatro años en un coche, según un reciente estudio elaborado por Citroën. No es de extrañar, por lo tanto, que tanto el interior de los vehículos como las prestaciones que ofrecen “sean cada vez más importantes para los consumidores y, por ello, para las propias marcas”, explicaba la semana pasada la directora general de Citroën, Linda Jackson, en el Salón del Automóvil de París.

En este evento, que se celebra cada dos años en la capital francesa y constituye uno de los más importantes del sector, comenzó a vislumbrarse el futuro del automóvil, que camina irremediablemente hacia el coche eléctrico y el motor híbrido. Pero hay otra tendencia clara: la digitalización, la moda y la estética están buscando su hueco en el sector. Buena prueba de ello es que, como dice el director de marketing de la casa francesa, Arnaud Belloni, “si los ingenieros eran los que antes tenían la última palabra, ahora no tienen más remedio que entenderse con los propios diseñadores”. Y si hace unos años la potencia del motor, el tamaño del vehículo o los elementos de seguridad orientaban la elección hacia un modelo u otro, hoy hay muchos más aspectos que determinan esa decisión.

El nuevo C3 permite hacer fotos y grabar vídeos con el espejo retrovisor.
El nuevo C3 permite hacer fotos y grabar vídeos con el espejo retrovisor.

Un buen patrón de esta tendencia se encuentra, por ejemplo, en la última versión del Citroën C3, un vehículo en el que las prestaciones tecnológicas juegan un papel fundamental. A los ya conocidos servicios de movilidad por satélite se le suman, entre otros, herramientas de entretenimiento, como una cámara fotográfica y de vídeo, que por primera vez se incorporan a un automóvil, en este caso, en el espejo retrovisor central. “Este dispositivo permite tomar instantáneas para compartirlas en las redes sociales, tanto en el interior del coche como del exterior, al circular por un lugar que se quiera fotografiar”, prosigue Jackson.

Este tipo de tecnología también se alía con los usuarios a la hora de dilucidar las causas de un accidente, ya que graba vídeo automáticamente al detectar un acelerón o frenazo repentino. Estos métodos constituyen, para los expertos en el sector, el comienzo del fin de los partes y las discusiones entre conductores tras un choque. Y con el fin de hacer la conducción más fácil, otro de los sistemas que sorprendió fue la nueva versión del Connected Drive de BMW, con la integración de la herramienta Alexa, pensada para “poder dar órdenes al vehículo desde el propio sofá de casa”, explican desde la marca alemana. De esta forma es posible, por ejemplo, aclimatar el vehículo minutos antes de partir para que la temperatura esté “a gusto del conductor” nada más subirse al automóvil.

Otra de las novedades de la casa bávara presentadas en París es el mecanismo de aparcamiento remoto del nuevo modelo Serie 7. El coche, gracias a un pequeño mando a distancia, puede estacionarse desde el exterior, y así afrontar de forma más cómoda las maniobras más complicadas. De igual forma que da la comodidad de aparcar en aquellos huecos que, por ser muy estrechos, no hacen posible que el conductor salga del vehículo al no poder abrir la puerta.

El futuro del diésel no está todavía claro y el sector, si bien no se atreve a dar el paso definitivo al coche totalmente eléctrico, presenta varias novedades para afrontar el cambio. Uno de los casos más claros es el del Peugeot 3008, un automóvil que por primera vez incorpora un patinete eléctrico en su acabado. Dadas las últimas medidas adoptadas por algunos ayuntamientos, como el propio consistorio parisino, de prohibir la entrada en el centro de la ciudad a vehículos con altas emisiones contaminantes, este tipo de mecanismos pretenden ser una respuesta. El patinete e-Kick, que se lleva plegado en el maletero del vehículo mientras carga su batería, puede alcanzar los 25 kilómetros por hora, con una autonomía para 15 kilómetros de recorrido.

'Concept' repartidor de Mercedes, con drones incorporados.
'Concept' repartidor de Mercedes, con drones incorporados.

Y como no podía ser de otra forma, ya son varias las casas automovilísticas que comienzan a vislumbrar la unión entre sus modelos y el dron, el artefacto tecnológico que ha revolucionado el mercado. Mercedes-Benz presentó una furgoneta repartidora que, pese a ser solo un concept, adelanta todo lo que se le viene encima al sector. El techo de la Vision Van, como se ha bautizado a este proyecto, sirve como pista de aterrizaje y despegue para drones de reparto que tratan de ahorrar tiempo en el último tramo de la entrega. Además, camino de la autonomía completa, el sistema está pensado para que los drones reciban el material directamente gracias a un robot, sin la intervención del ser humano.

Pero no todo es tecnología, y la moda y el diseño también tienen algo que decir. La firma DS, del grupo PSA, presentó su taller de la alta costura de la automoción. Un atelier de estilo francés situado en el concesionario de DS World, en el triángulo de oro de París. La idea es que los clientes de la casa puedan elegir el acabado, totalmente personalizado, del interior de sus vehículos gracias al trabajo de artesanos de la marroquinería, los cueros y las telas. La exclusividad comienza a formar parte del ADN de los coches, que empiezan a dejar atrás la mera combinación de diferentes modelos y colores para dar paso a la elección total del interior de los vehículos.

Normas