Mercado de divisas

Claves de una semana de infarto para la libra

La moneda británica sufre un súbido desplome, sin motivo aparente, en un movimiento que es conocido como un 'flash crash'.

libra

El sí al brexit ha dejado herida a la libra esterlina, que desde el resultado del referéndum británico del pasado junio está a merced de la elevada incertidumbre sobre cómo se ejecutará la desconexión de Reino Unido de la Unión Europea (UE). Prueba de ello es la súbita caída que la moneda británica sufrió este viernes en los mercados asiáticos, donde se desplomó un 6% en apenas dos minutos. La libra se ha depreciado un 17% en algo más de tres meses y solo esta semana ha caído un 4% frente al dólar, tocando su nivel más bajo en 31 años. El temor a un brexit duro, alimentado en los últimos días por las declaraciones de varios mandatarios, se suma a la volatilidad que impera en el mercado de divisas en un clima inestable.

  • 1. Debilidad

La libra esterlina es ahora muy vulnerable a todas las informaciones que rodean al brexit, lo que según los expertos explicaría en parte el brusco movimiento a la baja de hoy en los mercados asiáticos. La moneda cayó en tres minutos más de un 6%, hasta 1,18 dólares, si bien después se recuperó hasta los 1,24 dólares, lo que en todo caso supone su valor mínimo en tres décadas. Su cotización frente al euro se acerca a la paridad, en los 1,1096 euros por unidad, mínimos desde julio de 2011.

Los expertos en divisas apuntan a varias razones: por un lado, unas declaraciones del presidente francés, François Hollande, sugiriendo que la Unión Europea debería mostrarse dura con el Reino Unido en la negociación del brexit o salida del bloque comunitario. Por otro lado, también se baraja una combinación de la negociación mediante algoritmos, la falta de liquidez y alguien que haya llegado al nivel de 'stop' o salida, según explica el 'Financial Times'.

Para Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio, "sin duda, se trata de un auténtico flash crash", y señala que "hoy muchos analistas apuntan a que los sistemas informáticos que siguen tendencias han acelerado el movimiento y otros creen que ha podido ser un error de un operador que ha introducido una orden por mucho más volumen del intencionado. Sea lo que fuere, hoy tenemos los mercados muy convulsos con todos los valores que tienen parte de sus ingresos en el Reino unido sufriendo fuertes descalabros en la sesión”.

Enrique Díaz-Alvarez, director de Riesgos de Ebury, destaca la creciente fragilidad de la moneda, "cuya fluctuación se mueve casi exclusivamente por factores políticos". Ya a principios de semana, la libra fue cuesta abajo tras fijar la primera ministra británica, Theresa May, el calendario para invocar como muy tarde en marzo de 2017 el artículo 50 del Tratado de Lisboa para escindir Reino Unido de la UE. Y añade que la caída repentina de hoy, seguida de un rebote casi inmediato, "se ha debido a operadores algorítmicos automatizados vendiendo simultáneamente en un mercado que ha perdido liquidez debido al declive del apetito de riesgo de los bancos de inversión tradicionales".

  • 2. Volatilidad

Teniendo en cuenta la volatilidad que rodea las divisas y la incertidumbre que hay en el mercado sobre los plazos en los que se llevará a cabo el proceso de salida del Reino Unido de la UE, los expertos hacen sus previsiones sobre el rango en el que se moverá la divisa en los próximos meses. Desde Bankinter señalan que “la libra seguirá penalizada por el brexit, pero las malas noticias estarían ya recogidas en el precio, por lo que no esperamos que la tendencia de depreciación de la esterlina se prolongue mucho más. Sufrirá golpes en función de las novedades que vayan surgiendo al respecto pero se trataría de movimientos de corta duración”.

Los analistas de Bankinter añaden además que, “si la macro evoluciona mejor de lo esperado sería innecesario que el Banco de Inglaterra (BoE) baje su tipo de interés por debajo del 0,25% actual, por lo que el cruce podría estabilizarse a corto plazo dentro del rango 0,82/0,87 libras por euro”. De cara a 2017, la entidad cree que podría haber una cierta reversión del movimiento y el cruce volvería a 0,80/0,85 si la economía mejora (la depreciación de la libra puede favorecer el crecimiento vía comercio exterior) y la incertidumbre en torno al proceso de desconexión se va eliminando.

Desde Ebury no prevén paridad entre el euro y la libra, aunque señalan que "es cierto que la libra se encuentra muy barata históricamente y los niveles actuales ya ponen en precio un escenario malísimo en el proceso de brexit."

  • 3. ¿Quién sale beneficiado?

Entre los efectos positivos de la caída de la esterlina, está el que para muchos europeos o americanos aprovecharán a irse de vacaciones a Reino Unido ahora que les van a resultar más baratas. El sector turístico doméstico debería notar los efectos de una libra más barata. Y también, por las mismas razones, empresas domésticas británicas de venta on line.

Mientras la noticia del brexit enturbia los mercados y hace caer en picado el valor de la libra, otros lo ven como una oportunidad. Páginas web sobre viajes de EE UU y China han constatado un aumento de las consultas sobre el Reino Unido, lo que apunta que al menos el sector turístico podría beneficiarse de la situación, según informa Reuters.

La decisión británica de retirarse de la Unión Europea deja la quinta economía más grande del mundo en una situación de profunda incertidumbre. Pero para viajeros como Wen Zhihong, del occidente de China, brexit significa precios bajos. Sus vacaciones iban a consistir en una visita a Francia e Italia con su hija, pero ha cambiado su opinión tras el voto. “Con la depreciación de la libra, hoteles, billetes de avión y compras son mucho más baratas”, afirma.

Las empresas también sacan partido de la debilidad de la divisa británica y es que sus exportaciones resultan más baratas.

Nerviosismo en los mercados

Los expertos recuerdan otro flash crash vivido por el Dow Jones en mayo de 2010. El 5 de mayo de aquel año el Dow Jones perdió 600 puntos en 5 minutos y los nervios aceleraron la corrección hasta 1.010 puntos en lo que fue el mayor desplome diario en la historia del índice (llegó a corregir un 9.19%). El Dow recuperó todas las pérdidas en las tres sesiones posteriores. Miguel Paz, de Unicorp Patrimonio, no sabe si la libra recuperará las pérdidas recientes, pero “rápidamente muchas casas de análisis empiezan a poner la paridad como objetivo del tipo de cambio de la libra frente al euro. Estos pronósticos nos recuerdan a cuando el petróleo se iría a 200 dólares cuando estaba en 140 o a 20 dólares cuando corregía hasta los 30. O incluso cuando el euro llegaría a la paridad contra el dólar. Ninguno de estos activos cumplió previsiones”.

Normas