Capital riesgo

CRB Inverbío movilizará cerca de 100 millones para el sector biotecnológico

La firma espera lanzar su tercer fondo en el primer semestre de 2017

Prevé acercarse a los 100 millones de inversión

inverbío

El pequeño sector de las punteras empresas de biotecnología en España, y el aún más minúsculo músculo financiero que lo acompaña, comienza a madurar. Uno de los ejemplos es el de CRB Inverbío, firma de capital riesgo que ya prepara el lanzamiento de su tercer fondo, previsto para el primer semestre de 2017, confirman desde la compañía, y que servirá como catalizador de nuevas pymes innovadoras.

El objetivo de CRB Inverbío es acercarse a una captación de recursos que se acerque a los 100 millones de euros por parte de los inversores. “Probablemente nos quedaremos en la parte alta de los dos dígitos, por lo que será más grande que nuestro segundo fondo, que cerramos por 34 millones en plena crisis financiera”, apunta Ángel Santos, socio y director de desarrollo de negocio de CRB Inverbío. Antes de lanzar este nuevo fondo, Santos reconoce que deben afrontar desinversiones en alguna de sus empresas participadas.

  • Las empresas participadas

Actualmente, CRB Inverbío, presidida por Enrique Castellón, gestiona fondos por importe de 50 millones y cuenta con una cartera de 12 compañías participadas. El primer fondo, lanzado en 2008, captó 15 millones, invertidos en 10 empresas, unas compañías biotecnológicas que más tarde han recibido 30 millones de otros inversores y otros 30 millones en créditos.

De esas, compañías, tres cerraron, debido a que son iniciativas de desarrollo científico con un elevado riesgo. Entre las que todavía mantienen participaciones se encuentra Venter Pharma –en cuyo capital se encuentra también los laboratorios Ferrer–. Otra de sus empresas es Owl, una empresa que dispone de una tecnología para realizar biopsias hepáticas no invasivas. Por último, su participada Biocross desarrolla herramientas de diagnóstico para enfermedades neurodegenerativas.

CRB Inverbío invierte en empresas de desarrollo de tecnologías vinculadas al sector salud. Estas inversiones en biotecnología tradicionalmente tienen un alto riesgo porque intentan trasladar investigaciones científicas de productos (tecnologías o fármacos) al mercado. Pero, a su vez, ofrecen un rendimiento mucho más alto a los inversores. Santos explica que su primer fondo tiene un retorno potencial (ya que todavía no han desinvertido de todas las empresas) de 2,5 a tres veces el dinero invertido, según el valor actual de sus participadas.

  • Los inversores

Además, suele costar más encontrar socios capitalistas en un sector difícil de entender para los inversores. A pesar de esas circunstancias, y del severo cierre de la financiación en los años de crisis, CRBInverbío lanzó su segundo fondo en 2012, que ha cerrado recientemente, alcanzado los 34 millones y que ha servido para invertir en nueve compañías.

Para su tercer fondo, Santos explica que se ha visto un cambio en el sector, con más inversores internacionales y compañías farmacéuticas interesadas en la biotec española, como el caso de las compañías Tigenix, Oryzon Genomics y Sanifit, que han atraído el capital extranjero. “Los gestores también estamos más interesados en salir fuera”, apunta. Entre los inversores de CRB Inverbío se encuentra socios públicos como el Fondo Europeo de Inversiones (a través de Neotec), el ICO y Enisa, además diversos family offices, Ferrer o BMN.

Ysios prevé cerrar en breve su tercer fondo

Ysios Capital Partners, otra de las escasas firmas de capital riesgo españolas especializadas en biotecnología, está a punto de cerrar su tercer fondo, el más grande entre este tipo de gestoras.

Según avanzó esta compañía, que tiene como socia a la exministra socialista Cristina Garmendia, prevían cerrar la ronda de financiación el 30 de septiembre con alrededor de 100 millones de euros captados. “Estamos en la fase final del cierre del fondo, que estará en línea con el objetivo perseguido de llegar o incluso superar los 100 millones de euros”, explica Julia Salaverría, socia de Ysios.

Fundado en 2008 en Barcelona, Ysios Capital dispone de 145 millones en activos bajo gestión distribuidos en dos fondos. Actualmente mantienen participaciones en 13 empresas, entre ellas Tigenix y Sanifit.

Precisamente Ysios fue el catalizador el pasado año del éxito de la ronda de financiación de Sanifit, empresa balear de desarrollo de medicamentos que consiguió 36,6 millones de euros en inversión, la mayor cuantía de una biotec españolas. Gracias a Ysios llegaron como inversores internacionales como Lundbeckfond (matriz de la farmacéutica Lundbeck y de ALK-Abelló), el laboratorio Baxter y los fondos Forbion, Gilde Healthcare, Edmond de Rothschild Investment Partners y Caixa Capital Risc.

Esta última firma es el tercer gran movilizador de recursos para las empresas científicas del sector de la salud, a través de los vehículos Caixa Capital BioMed y Caixa Innvierte BioMed II, con 17 y 35 millones de euros respectivamente.

El último fondo todavía mantiene abierto el periodo de inversión. En total, ha contado con participaciones en 39 empresas, desde las etapas iniciales.

Normas