Es un dispositivo que recuerda mucho a los hoverboard
Carr-E la idea de Ford para las ciudades que no permitan coches

Carr-E la idea de Ford para las ciudades que no permitan coches

Los ingenieros de las compañías más importantes del mercado siempre están pensando en las necesidades que se pueden tner en el futuro y, un ejemplo, es la idea que ha tenido Kilian Vas de Ford (Colonia). Este ha desarrollado un dispositivo que pretende ser una solución, llamada Carr-E, para cuando las ciudades no admiten la circulación de coches. Algo que, antes o después, acabará ocurriendo aunque sea de forma puntual.

El caso es que basándose en los hoverboard que existen en la actualidad, ha creado un elemento que con unas dimensiones y formas similares a las de una rueda permite un desplazamiento autónomo de forma sencilla y cómoda. Y, lo mejor de todo, es que este producto se puede llevar en el espacio pensado para el repuesto correspondiente. Así, cuando se llega a un lugar en el que el coche no pude circular, puede dar uso a Carr-E.

Como no puede ser de otra forma, para funcionar este dispositivo autónomo utiliza energía eléctrica, por lo que no tendrá problemas a la hora de evitar la contaminación y el ruido. Así, se cumplirá siempre con la normativa existente en cualquier ciudad. El caso, es tener siempre la posibilidad de desplazarse de “un lugar a otro de forma cómoda y sin esfuerzo”, según palabras del propio ingeniero de Ford.

Diseño de Carr-E de Ford

Lleno de tecnología

Carr-E, que por el momento es un prototipo, incluye opciones tan interesantes como por ejemplo un juego de luces completo para poder darle uso por la noche. Además en la parte frontal integra una conjunto de sensores que evitan potenciales accidentes -que funcionan muchos de ellos por ultrasonidos-. Además, dispone de GPS, por lo que localizar el lugar en el que se encuentra es muy sencillo, algo esencial para un uso profesional. Por cierto, no le falta un mando a distancia con el poder mover de forma separada al dispositivo, lo que amplía la opciones de uso tanto para carga como para desplazar a niños o personas con dificultades motoras.

Evidentemente Carr-E, al ser un prototipo, puede que no llegue de forma inminente al mercado. Pero lo que sí deja claro es que las compañías que fabrican coches ya se preparan para el día en el que no sea imposible circular en las ciudades, algo que puede estar mucho más cerca de los que se piensa por la contaminación. Y, como se comprueba, existirán opciones que se podrán llevar en el maletero.

Normas