Infraestructuras en la nube

Gigas aterriza en México y abrirá su quinto centro de datos en 2017

No alcanza las ventas proyectadas para el primer semestre, pero mejora el ebitda previsto

Diego Cabezudo, consejero delegado de Gigas.
Diego Cabezudo, consejero delegado de Gigas.

Gigas, la empresa española de servicios de alojamiento de servidores en la nube, continúa con su expansión internacional. Ya está presente en Colombia, Chile, Perú y Panamá, y ahora acaba de abrir oficina en México, un país que hoy supone la mitad del gasto en tecnologías de la información (TI) de toda América Latina hispana. Diego Cabezudo, su consejero delegado, explica a CincoDías que los planes iniciales eran entrar en este país a través de una adquisición, con el objetivo de acelerar su negocio en este mercado, pero tras evaluar diferentes empresas locales decidieron hacerlo de forma orgánica, creando su propio equipo local, que aún está conformándose.

“No encontramos ninguna empresa que se ajustara a lo que buscábamos. Básicamente están los gigantes estadounidenses como Amazon y Microsoft y un proveedor importante local, KioNetworks, pero el resto es un mercado tremendamente atomizado y virgen y con una demanda insatisfecha, así que la oportunidad que vemos en México es enorme”, asegura el directivo.

Este explica que los planes de Gigas pasan por seguir reforzando sus equipos en los países donde está ya operando y cerrar alianzas estratégicas como la que sellaron en mayo con la empresa chilena Intesis en otros países –incluido México– para ganar en capilaridad y entrar en segmentos de mercado donde no están, como la Administración pública. Gigas se marca así tres vías de crecimiento: “La orgánica, impulsando nuestros equipos comerciales; fortaleciendo un canal de venta indirecta, y la inorgánica”.

Sello de privacidad

El consejero delegado de Gigas resalta la participación de su empresa –la única española por ahora– en la iniciativa europea Cispe, una asociación nueva creada por los proveedores de cloud en Europa, que ha puesto en marcha un código de conducta. “Certificamos ante los clientes que sus datos no salen de la UE si ellos no quieren y que no haremos ningún tratamiento con los mismos. Es un sello que garantiza la privacidad, algo clave en estos tiempos”.

Facturación local

“Estamos viendo diferentes opciones en todos los países donde estamos presentes, incluido España. En estos momentos, evaluamos diferentes oportunidades y lo más probable es que finalmente llevemos a cabo varias compras pequeñas, más que una o dos grandes, porque este sector está muy atomizado a diferencia de otros, como el sector de las telecos, donde MásMóvil protagonizó recientemente dos grandes adquisiciones”. Para ello, la compañía no descarta llevar a cabo una ampliación de capital.

El objetivo de Gigas es ser una empresa mediana, que facture 20 millones. Confía en alcanzar los 15 millones en 2018 y para ello se valdrá, dice, de sus ventajas: “Una tecnología muy buena, un servicio de calidad, cercanía al cliente –con una venta muy consultiva y un soporte muy cualificado durante toda la vida de los proyectos– y una facturación local, algo que no ofrece Amazon y que es importante para Latinoamérica. En Perú, si facturas desde EEUU tienes una retención del 30% para este tipo de servicios”.

Para afianzar esa cercanía al cliente, Cabezudo detalla que Gigas abrirá en 2017 su quinto centro de datos. “Ya tenemos uno en Chile, otro en Miami y dos en España. Estamos debatiendo si lo pondremos en Colombia, nuestro segundo mercado, o en México o Panamá, donde hay algunos proyectos grandes en marcha que lo justificarían”.

Menos ventas, más ebitda

La tecnológica española cerró el primer semestre con unos ingresos netos de 2,33 millones, un 37,2% más que en el mismo periodo de 2015, aunque la cifra arroja una desviación negativa del 6,3% respecto a las estimaciones. Cabezudo culpa de ello a los tipos de cambio (“pues la mitad de nuestros ingresos provienen de Latinoamérica y allí facturamos en dólares”) y por el retraso de ciertos proyectos “como consecuencia de la apreciación del dólar para nuestros mercados en América Latina”.

Por contra, el ebitda ha ido mejor. “Proyectamos uno negativo para el semestre de 360.000 euros por las inversiones que estamos haciendo (hemos duplicado tamaño en Latinoamérica) y hemos cerrado con 73.000 euros en positivo”, dice el ejecutivo, que lo achaca a la optimización de costes y también del retraso de algunas inversiones previstas, como su entrada en México.

Los clientes de Gigas sumaban 3.501 a junio, 31 menos que un año antes. “Ello se debe a nuestra estrategia de retirar promociones en la parte baja de la oferta para favorecer clientes de mayor valor y elevar la facturación media mensual. Algo que hemos logrado. El arpu ha subido un 3,4% y un 2,7% frente al primer trimestre, según sean clientes cloud VPS o Datacenter”. Gigas ha hecho ajustes de tarifas de entre el 15% y el 20% en España, y entre el 30% y el 50% en Latinoamérica.

Normas
Entra en El País para participar