El partido, dividido en dos bandos

Pedro Sánchez pierde la votación y dimite en el Comité Federal

El próximo sábado se celebrará un comité para elegir a la gestora

Sánchez confirma su incapacidad de defender la abstención para formación de un Gobierno del PP

El secretario general en funciones del PSOE, Pedro Sánchez, dimite después de haber perdido la votación realizada a mano alzada en el Comité Federal -máximo órgano de gobierno del partido- en la que se decidía si se celebraba un congreso extraordinario. La propuesta planteada por Sánchez no ha conseguido el visto bueno al obtener 107 votos a favor frente a 133 en contra. El próximo sábado está previsto que se celebre otro Comité Federal para elegir a la gestora que se hará cargo del partido hasta la elección de un nuevo secretario.

Apenas media hora después de anunciar su dimisión Pedro Sánchez ha comparecido ante los medios. El ya exsecretario socialista, como anunció el viernes, ha señalado que la decisión adoptada se produce como reacción al fracaso sufrido en la votación para la celebración de un congreso el 23 de octubre en el que se designara a un nuevo secretario general. "El resultado ha sido adverso y no podía defender la postura de abstención de las voces más críticas para la formación de un Gobierno". Sánchez era partidario de constituir una alternativa al PP. A pesar de no haber alcanzado sus objetivos, ha hecho un llamamiento a los afiliados del PSOE. "Hoy más que nunca hay que estar orgulloso de militar en el PSOE" subrayó. El líder socialista afirmó que la comisión gestora contará con su "apoyo leal".

"A las puertas de Ferraz, tras conocerse la dimisión de Sánchez, ha aumento la tensión entre los militante, que profieren gritos contra los afines a Susana Díaz", según informa Rubén San Isidoro.

A lo largo de la jornada los críticos han intentado forzar la salida de Sánchez con la recogida firmas para presentar una moción de censura. A pesar de haber contado con los avales suficientes para plantear la votación, la Mesa del Comité Federal la rechazó. Como alternativa, el Comité Federal llegó a un acuerdo para votar a mano alzada la celebración de un congreso que finalmente ha dado la victoria a los contrarios a Sánchez.

La reunión extraordinaria del Comité Federal del PSOE –máximo órgano entre congresos– comenzó a las 13 horas, casi cinco horas después de la convocatoria, ante la divergencia existente sobre si los miembros de la Ejecutiva en funciones (los 18 dirigentes fieles a Pedro Sánchez) tienen derecho a votar. Sánchez ofreció a los que habían abandonado el órgano de gobierno del partido regresar a la Ejecutiva y convocar un Comité Federal para el próximo sábado. Los contrarios al secretario general rechazaron su oferta argumentando que “no puede readmitir quien ya no es secretario general”, pero, ante la falta de acuerdo, anunciaron que se celebraría una votación secreta sobre la propuesta de Sánchez de celebrar un congreso. 

La idea no convenció a los más críticos del PSOE que se negaron a emitir su voto a la fuerza y se pusieron a recoger firmas entre los 253 dirigentes socialistas asistentes con el objetivo de presentar una moción de censura que cesara a la Comisión Ejecutiva Federal del partido. De acuerdo con los estatutos, bastaría con las firmas del 20% de los acreditados. Una vez conseguido ese 20%, para ser aprobada esa moción debería ser respaldada por una mayoría absoluta. Los dirigentes críticos superaron el centenar de firmas en favor de la moción, pero esta no fue admitida por la mesa del Comité Federal. 

Otros miembros como el socialista José Antonio Pérez-Tapias han optado por abandonar el Comité y a su salida ha declarado a los medios que "el partido está completamente roto". "La situación dentro está tan distorsionada que los miembros no saben qué hacer”, indica. 

Horas antes, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha sido una de las que ha intervenido para pedir que se vote el informe de tres de los cinco miembros de la Comisión de Garantías que propone la constitución de una comisión gestora. La secretaria general del PSOE en Andalucía, y una de voces más críticas con las decisiones adoptadas por Sánchez, ha llamado a la calma. Ante la falta de acuerdos y avances, se ha procedido a realizar un nuevo receso, esta vez de media hora, ante la petición de los críticos de aclarar de una vez por todas qué se votaba y, si junto a la convocatoria de un congreso extraordinario, se creaba la comisión gestora.

La Mesa se constituyó poco antes de las 13 horas, según señaló Ibán García, miembro de la Ejecutiva en funciones. La falta de una mayoría clara entre los 253 miembros del Comité están complicando la resolución. "Los resultados están muy ajustados. Hay una lucha voto a voto", aseguró un dirigente socialista en uno de los recesos.

El partido socialista afrontaba este sábado uno de los momentos más críticos de su historia reciente. El Comité Federal del partido se reunió con el objetivo de solventar la crisis en la que se halla. Los últimos acontecimientos dividieron al partido en dos mitades: los que reconocían la continuidad de Pedro Sánchez, en una dirección en funciones, y los críticos, que consideraban que una gestora debía hacerse cargo del partido. Una lucha de poder que tiene un efecto directo en la formación de Gobierno.

Dirigentes del sector crítico del PSOE como Eduardo Madina o José María Barreda fueron recibidos por un grupo de simpatizantes socialistas a su llegada a la sede de la calle Ferraz con gritos de “traidores”, “golpistas” y “tejeros”, y fueron invitados a afiliarse al PP. “No es no” y “No a los barones, sí a la democracia” eran algunas de las consignas que alrededor de medio centenar de simpatizantes y afiliados socialistas gritaban cuando accedían a Ferraz algunos miembros del sector crítico.

Los militantes afines a Sánchez permanecieron en la calle Ferraz durante toda la mañana. Al principio eran una treintena, pero el número fue aumentando según pasaban las horas. La policía municipal cortó el tramo de la calle Ferraz donde se encuentra la sede ante la numerosa presencia de curiosos, simpatizantes y periodistas.

La primera batalla estaba prevista al inicio del encuentro, cuando los asistentes iban a aprobar un orden del día, ya que existen dos convocatorias del Comité Federal para la misma hora y el mismo lugar. Una convocatoria que fue emitida el pasado lunes por César Luena, entonces secretario de Organización, y otra el jueves, convocada por la misma persona, pero para entonces los críticos ya no le daban autoridad ninguna.

Normas