Pequeñas grandes tentaciones de hotel

Casi siempre a la hora de viajar nuestra motivación es el lugar donde queremos ir, luego pensamos en el alojamiento, pero ¿qué les parece si lo hacemos al revés?

  • 1

    Casi siempre a la hora de viajar nuestra motivación es el lugar donde queremos ir, luego pensamos en el alojamiento, pero ¿qué les parece si lo hacemos al revés?

  • 2

    Si viaja a uno de los archipiélagos favoritos de ricos y famosos y busca máxima intimidad, su hotel es el Banyan Tree Seychelles. Situado en la bahía de Intendance, en el suroeste de la isla de Mahé, dispone de 11 villas de lujo con piscina privada, rodeadas de sus famosos árboles autóctonos, los takamaka; todas tienen vistas al océano Índico y acceso directo a una impresionante playa. El hotel cuenta con un sofisticado spa, piscina de borde infinito sobre el Índico, gimnasio, pista de tenis y dos restaurantes en los que podrá degustar la comida local o platos internacionales. Si se cansa de tanto relax puede hacer paseos en barco o excursiones por el interior de la isla. Desde 805 euros noche.

  • 3

    Banyan Tree Seychelles. Si es un fan de los tratamientos de bienestar, no deje de visitar el Spa Sanctuary Pool Villa. Un nuevo concepto diseñado para una experiencia completa 24 horas con tratamientos ilimitados y exclusivos para disfrutar en la intimidad de la propia villa. El cliente puede elegir una terapia personalizada, en la que ningún detalle se deja al azar. Cada mañana comienza con una sesión de yoga, seguida de un desayuno wellness en la villa. A lo largo del día hay barra libre de diez tratamientos con expertos terapeutas y para la noche, amenities especiales Sanctuary for the Senses. El plus. No deje de contemplar los fantásticos atardeceres que ofrece la estratégica situación del hotel.

  • 4

    Banyan Tree Seychelles. Situado en la bahía de Intendance, en el suroeste de la isla de Mahé, dispone de 11 villas de lujo con piscina privada, rodeadas de sus famosos árboles autóctonos, los takamaka; todas tienen vistas al océano Índico y acceso directo a una impresionante playa. El hotel cuenta con un sofisticado spa, piscina de borde infinito sobre el Índico, gimnasio, pista de tenis y dos restaurantes en los que podrá degustar la comida local o platos internacionales. Si se cansa de tanto relax puede hacer paseos en barco o excursiones por el interior de la isla. Desde 805 euros noche.

  • 5

    TRADICIÓN Y VANGUARDIA ORIENTAL Y EXQUISITA. Las tradiciones en Japón son casi sagradas, pero de vez en cuando también se rompen, como en el hotel Hoshinoya Tokyo. Un transgresor ryokan –alojamiento tradicional japonés, donde antiguamente se daba posada a los viajeros– que se ubica en el barrio de Otemachi, centro financiero de la ciudad, y se sitúa, por primera vez, en un rascacielos. El alojamiento cuenta con 17 plantas, en cada una de ellas se encuentra un salón común, donde se puede disfrutar de tés, aperitivos o admirar la arquitectura tradicional del país del sol naciente

  • 6

    HOSHINOYA/TOKIO. En los lugares comunes y en las habitaciones hay los tradicionales tatamis –alfombras típicas– que tapizan el suelo y confortables futones –colchón local– para dormir, armarios de bambú y puertas correderas shoji.
    En cualquier momento del día se puede degustar platos de temporada de la rica gastronomía local, bajo la dirección del galardonado chef Noriyuki Hamada. El hotel ofrece a sus huéspedes más inquietos realizar algunas actividades tan atractivas como cruceros por el río. Desde 355 euros noche en una habitación de 47 metros cuadrados, las más pequeñas y nada habituales en los establecimientos hoteleros de este país, donde el espacio es un lujo.
    El hotel pone especial énfasis en los pequeños detalles para no perder la calidez y el ambiente relajado de una posada tradicional japonesa. Hay clases de yoga cada mañana con vistas al Palacio Imperial y un exclusivo spa al aire libre en la planta 17 para relajarse.

  • RESIDENCE MAURICIO
    7

    AISLADOS EN EL PARAÍSO FRENTE A LA COSTA DE TANZANIA. Un delicado aroma a especias que fácilmente sabrá identificar, desde el clavo a la canela; tal vez vainilla, quizás anís, flota en el ambiente de toda la isla. Un mar de cocoteros y palmeras mecidas por una suave brisa y un enorme jardín tropical de unas 32 hectáreas le dará la bienvenida en The Residence, en el sur de Zanzíbar. Este lujoso hotel spa, que dispone de mayordomo para sus huéspedes, cuenta con 66 maravillosas villas, en las que la intimidad está garantizada a riesgo de miradas indiscretas. Todas tienen piscina privada, camas balinesas extragrandes y podrá elegir entre las ubicadas sobre el bosque o con vistas al océano Índico. Estas últimas están a pie de una preciosa playa de arena fina y blanca, fruto de la erosión de los corales y sí, un mar transparente y verde, de tonalidades infinitas, donde podrá olvidarse del mundanal ruido. Cada villa tiene una bicicleta en la puerta por si quiere sacudirse la pereza y se anima a dar un paseo por los alrededores.

  • 8

    Un delicado aroma a especias que fácilmente sabrá identificar, desde el clavo a la canela; tal vez vainilla, quizás anís, flota en el ambiente de toda la isla. Un mar de cocoteros y palmeras mecidas por una suave brisa y un enorme jardín tropical de unas 32 hectáreas le dará la bienvenida en The Residence, en el sur de Zanzíbar. Este lujoso hotel spa, que dispone de mayordomo para sus huéspedes, cuenta con 66 maravillosas villas, en las que la intimidad está garantizada a riesgo de miradas indiscretas. Todas tienen piscina privada, camas balinesas extragrandes y podrá elegir entre las ubicadas sobre el bosque o con vistas al océano Índico. Estas últimas están a pie de una preciosa playa de arena fina y blanca, fruto de la erosión de los corales y sí, un mar transparente y verde, de tonalidades infinitas, donde podrá olvidarse del mundanal ruido. Cada villa tiene una bicicleta en la puerta por si quiere sacudirse la pereza y se anima a dar un paseo por los alrededores.

  • 9

    RESIDENCE ZANZIBAR. Hay dos restaurantes donde degustar la mezcla de sabores del mosaico de cocinas y culturas –árabe, africana, india y europea– que es la isla de las especias, incluso podrá apuntarse a los cursos exprés que ofrece el hotel y un fenomenal spa donde podrá cumplir su antojo y hacer una completa puesta a punto. Ofertas desde 450 euros la noche.
    Un detalle. Ubicado en el extremo sur de la isla, a 20 minutos de la localidad de Kizimkazi, está lo suficientemente aislado para sentirse en el paraíso y tan cerca –otros 40 minutos– para descubrir la preciosa ciudad de Stone Town.
    El plus. El hotel le ofrece la posibilidad de navegar, pescar o avistar delfines a bordo de las tradicionales embarcaciones locales: dhows –barcas de madera– o los jahazis –barcos de vela latina que se deslizan impulsados por el viento–.

  • 10

    Su singular diseño y su ubicación le convierten en un hotel destino que se presta a múltiples planes en pareja, en familia o con amigos. Es el Barceló Monasterio Boltaña en Huesca. El hotel es un antiguo monasterio del siglo XXVII totalmente reformado que cuenta con una ecléctica decoración interior, muy personal, en la que destaca el estilo balinés. El establecimiento cuenta con un sinfín de rincones que invitan a aislarse y relajarse, entre ellos, la biblioteca, los pasillos de los claustros o la piscina.

  • 11

    BARCELÓ MONASTERIO BOLTAÑA. Su entorno, muy cerca del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es ideal para realizar actividades como escalada, senderismo, bicicleta de montaña –puede llevar la suya propia porque el hotel cuenta con un centro especial para reparar y proteger bicis BTT–, paseos en 4x4 y, en invierno, esquí de fondo, paseos en trineos y otros. El hotel tiene un precioso spa, con luz natural y maravillosas vistas al río Ara. En invierno disfrute del sensacional circuito de agua. Desde 138 euros noche en media pensión aunque el precio en temporada alta puede rondar los 500 euros.
     Perfecto para escapadas románticas, viajes de amigos o incluso, si está pensando en casarse puede reservar todo el hotel para el enlace, que dispone de su propia iglesia sacralizada.
    Gastronomía exquisita, galardonado con una estrella Michelin, fusiona la tradicional y muchos platos de la zona. El huerto ecológico hará las delicias de los más pequeños.

  • 12

    Si decimos que a este hotel se llega en barco, que su restaurante ocupa una gruta y está en una isla en uno de los países más turísticos de Asia, nos referimos al hotel Rayavadee. Ubicado en la pequeña Krabi y rodeado de tres playas y una espectacular vegetación, ocupa un terreno de 66.000 metros cuadrados al borde del Parque Nacional Marino de la isla, entre exuberantes jardines, cocoteros y el mar de Andamán, famoso por su aguas de un intenso color turquesa. El entorno de este cinco estrellas, que tiene un ambicioso programa de sostenibilidad, parece uno de los secretos mejor guardados de Tailandia.

  • 13

    Un enclave secreto para cenar de miedo en una cueva, el Hotel Rayavadee. Solo dispone de suites y villas, elegantes y lujosas, la más pequeña de 90 metros cuadrados, incluyen jacuzzi, piscina y jardín privados. En su magnífico spa puede disfrutar tratamientos basados en técnicas ancestrales de la cultura tai con piedras, aceites aromáticos y flores naturales. Desde 619 euros noche en Hoteles.com

  • 14

    Rayavadee. The Grotto (la gruta), su restaurante, es uno de los más famosos de todo el país y no es para menos, ya que está construido dentro de una antigua cueva y además de una magnífica gastronomía, ofrece unas vistas inigualables y unas puestas de sol increíbles, que hacen que las veladas allí sean inolvidables.  Ofrece excursiones como cruzar la jungla a lomos de un elefante, piragüismo entre manglares o pícnics en playas desiertas.

  • 15

    Esplendor de lo más verde y sostenible. ¿Busca un contacto directo con la naturaleza, en un alojamiento sostenible, sin renunciar a un ambiente sofisticado? El hotel Punta Islita (Costa Rica) es su sitio. Ubicado en la provincia en esa pequeña localidad costarricense, en Guanacaste, frente al Pacífico, en este lujoso resort podrá disfrutar intensamente de casi todos los dones naturales que distinguen al pequeño país centroamericano. En su entorno, naturaleza y confort se dan la mano para disfrutar de un océano infinito o el exuberante bosque tropical.

  • 16

    PUNTA ISLA/COSTA RICA. El hotel ofrece la posibilidad de alojarse en exquisitas habitaciones o lujosas villas privadas con un toque autóctono. Los amantes de la buena gastronomía podrán deleitarse en sus dos restaurantes, Pacífico y Los Cocos, o relajarse en el Beach Club tomando un cóctel.
    Para los más inquietos tiene un sinfín de actividades, como rutas a caballo, surf, kayak, canopy –deslizamiento en tirolina– y expediciones para ver monos congo o tortugas marinas. Ofertas desde 249 euros fuera de temporada alta. El hotel es un cinco estrellas y de máxima categoría de CST (Certificado de Sostenibilidad Turística) que acreditan establecimientos que respetan escrupulosamente el medioambiente, disminuyendo las emisiones de CO2 y utilizando materias primas locales. El hotel tiene campo de golf y spa para relajarse después de la jornada deportiva o darse un mero capricho.