Automóvil

Los fabricantes se enfrentan a la duda sobre cuánto durará el diésel

Los principales fabricantes se dieron cita en el Salón del Automóvil de París, en busca de las soluciones ante un futuro sin combustibles fósiles

El nuevo Renault Trezor es expuesto en el Salón del Automóvil de París.
El nuevo Renault Trezor es expuesto en el Salón del Automóvil de París. EFE

El escándalo de la manipulación de los motores diésel de Volkswagen, que afecta a 11 millones de vehículos en todo el mundo, ha sido un punto de inflexión para toda la industria del motor a nivel mundial. Aunque no es fácil cavar la tumba a un combustible tan ampliamente utilizado como es el diésel, lo cierto es que su desaparición a largo plazo empieza a ser una idea factible en algunas mentes de expertos en el sector.

Toyota disparó ayer, en el Salón del Automóvil de París, la primera bala contra este fuel afirmando que “en un plazo de entre seis y 12 meses”, dejará de ofrecer opciones diésel de su modelo C-HR, según explicó Didier Leroy, vicepresidente de la firma en una entrevista con Reuters.

Su caso es muy especial. Es una automovilística japonesa, país donde el diésel no tiene apenas implantación, que ha apostado desde hace años por los vehículos híbridos. La demanda de sus modelos de este combustible ha caído dramáticamente en los últimos meses y la nipona ha decidido abandonarlo. ¿Será la única que tome esta decisión?

El problema para que el diésel desaparezca es el mercado europeo. Si la marca tiene una fuerte implantación allí, en países ampliamente dieselizados, es más difícil independizarse de este carburante sobre el que se van a endurecer más, previsiblemente, las normativas de contaminación.

Es el caso de la propia Volkswagen, que acapara casi una cuarta parte del mercado europeo. “Hay un futuro en paralelo para el diésel y para los vehículos eléctricos”, explicó Jurgen Stackamnn, máximo responsable de marketing de la marca Volkswagen a los periodistas.

“Seguiremos adaptando nuestra oferta a la demanda, es decir, continuaremos fabricando vehículos diésel allí donde se compren”, destacaron desde Renault. La francesa, una de las marcas líderes en vehículos eléctricos, fue señalada el pasado mes de julio como una de las que iban a decidir abandonar este combustible, según afirmaba Reuters basandose en unas declaraciones internas de la compañía. La empresa descartó confirmar estas afirmaciones. 

Expertos en el sector se atreven a poner como fecha de desaparición del diésel el año 2030. Sin embargo, esto no quiere decir que se elimine el uso de los combustibles fósiles. Al contrario, la demanda se cambiará, creen los expertos, hacia la propulsión con gasolina y un uso mucho más extendido de los combustibles alternativos y la electrificación.

Desde luego, a tenor de lo presentado en el Salón del Automóvil de París, es el modelo eléctrico el que se postula con mas fuerza como seguro sucesor del diésel. El grupo Volkswagen, en su reconversión tras el escándalo, ya ha marcado una hoja de ruta de movilidad sostenible en la que plantea tener 30 nuevos modelos en 2025. Espera vender tres millones de vehículos, de los que uno corresponderá a la propia marca VW. También presentó el prototipo I.D., que anticipa un modelo que se lanzará en 2020 con una autonomía de hasta 600 kilómetros.

El presidente del consorcio Daimler, Dieter Zetsche, anunció, por su parte, que entre el 15% y el 25% de las ventas mundiales de Mercedes-Benz corresponderán a 10 nuevos modelos de vehículos con un sistema de propulsión eléctrico en 2025. El directivo señaló que, dentro de esta electrificación, Daimler está invirtiendo hasta 1.000 millones de euros en el campo de las baterías. Dentro de este monto se incluyen 500 millones destinados a la puesta en marcha de su segunda planta de baterías en Alemania.

Sin embargo, los casi 124.000 metros cuadrados no solo albergan novedades con sistemas de propulsión eléctricos puros, sino que también concentran diferentes primicias mundiales, entre las que destacan la nueva generación del Land Rover Discovery, que ha rebajado en casi 500 kilogramos su peso, así como el prototipo BMW X2, el Citroën C3, el Seat Ateca X-Perience, el Kia Rio, el Hyundai i30, el Porsche Panamera, el Mini John Cooper Works Clubman o el Opel Ampera-e. Han hecho su debut en territorio europeo otros vehículos como el Subaru Levorg 1.6, el Renault Koleos, el Lexus IS y el renovado Kia Soul.

Normas