Infraestructuras

Adif adjudicará contratos con el precio como criterio único

Pide ofertas a las ingenierías para los proyectos de supresión de 74 pasos a nivel

Un vehículo cruza por un paso a nivel.
Un vehículo cruza por un paso a nivel.

La brecha entre el Adif y el sector privado de la ingeniería se amplía. La empresa dependiente de Fomento ha pasado de discriminar el componente técnico en sus concursos, frente a la oferta económica, a primar exclusivamente el precio. Así al menos se desprende de la licitación masiva de proyectos para la supresión de pasos a nivel, sobre los que recibirá ofertas mañana. Se trata de un procedimiento de adjudicación abierto con un solo criterio: el precio más bajo. Una licitación que se ha convertido en una subasta de facto.

La solvencia de los ofertantes prácticamente se presupone. En este concurso, en el que Adif pone en juego la redacción de 74 proyectos de supresión de pasos a nivel en líneas ferroviarias, agrupados en nueve lotes, participarán ingenierías que puedan acreditar “la realización de un proyecto constructivo de supresión de paso a nivel en los últimos cinco años, por un importe superior a 170.000 euros”, expone el pliego de condiciones.

Además, debe depositarse una fianza como aval de la citada experiencia, y contar con el personal adecuado para la realización del estudio y planos. Las ganadoras captarán trabajo por un plazo de ejecución que va de 12 a 16 meses.

Fuentes del sector avanzan que se espera la afluencia masiva a esta licitación, pero también aseguran que las condiciones han causado “máxima indignación en un sector que se ve obligado a participar por la falta de trabajo en España”. Entre el frente de las grandes ingenierías del país se reconoce “cierta sensibilidad” de la nueva directora general, Isabel Pardo, hacia el problema de la temeridad en las ofertas, pero la redacción de los pliegos viene del mes de marzo, cuando la número dos de Adif no había tomado aún posesión del cargo (entró en junio en lugar de Javier Gallego).

Se exigen pujas a la baja respecto al precio de licitación

Endurecimiento de las condiciones

Los concursos de Adif solían ofrecer una ponderación del 75% a la oferta económica, por un 25% de la propuesta técnica. Un balance que la patronal de la ingeniería Tecniberia, así como el colectivo de empresas Fidex, viene criticando durante los últimos años por “abusivo” y “contravenir” las recomendaciones de la Comisión Europea.

Esta licitación, ahora con el precio como único elemento de juicio, tensa de nuevo las ya complicadas relaciones entre el Ministerio de Fomento y sus contratistas. Otra de las duras reglas del concurso es ofertar siempre por debajo del presupuesto base marcado por la Administración: “La oferta económica consistirá en una baja sobre el importe estimado de cada uno de los lotes a que se licite”, exponen los pliegos.

Adif pone en juego nueve lotes de proyectos por un total de 5,8 millones de euros, IVA incluido. Cada uno de los paquetes oscila entre 530.000 y los 815.000 euros. Los 74 pasos a nivel a suprimir está repartidos por Asturias, Cantabria, Galicia, Castilla y León, La Rioja, País Vasco, Murcia, Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón y Andalucía.

De haberse optado por una adjudicación basada en varios criterios, Adif tendría que haber puntuado una memoria sobre los trabajos a desarrollar y su coherencia; la propuesta de actuaciones medioambientales; los proyectos de I+D de las empresas relativos a la naturaleza del contrato, o los controles de calidad, entre otros aspectos.

También destaca en la batería de adjudicaciones que se avecina la fijación de criterios de temeridad en las ofertas. Están dentro de los márgenes legales, pero alejados de las recomendaciones de la UE, en las Directivas 2014/23/UE, relativa a la adjudicación de contratos de concesión; 2014/24/UE, sobre contratación pública, y la Directiva 2014/25/UE. Y también son contrarios a las nuevas prácticas de otros departamentos de Fomento como la Dirección General de Carreteras.

Tal y como informó este periódico, los nuevos pliegos para contratos de ingeniería en materia de carreteras fijaban el umbral de temeridad en 2,5 puntos porcentuales por debajo de la oferta media, frente a los 10 puntos porcentuales que permite la Ley de Contratos del Sector Público y que fijan estas últimas licitaciones del Adif.

 

Plan para acabar con el cruce de trenes y coches

El Ministerio de Fomento, a través de Adif, tiene en marcha un plan de supresión de pasos a nivel con el horizonte fijado en 2024. La empresa, que ha invertido 220 millones para eliminar estos cruces en los últimos siete años, habla en sus pliegos de la necesidad de proyectos constructivos antes de la realización de obras, incluyéndose estudios geotécnicos, cálculo de estructuras, hidrología y drenaje, o el diseño de los viales.

Entre los 74 cruces de coches y trenes que se pretende borrar del mapa ahora, hay obras que se desarrollarán en entornos urbanos, lo que eleva la complejidad.

Adif fue endureciendo sus pliegos a medida que menguaba el presupuesto de inversión de Fomento. Desde la ingeniería privada se ha advertido que convertir los concursos en subastas va en detrimento de los proyectos y, por ende, de la calidad de las infraestructuras.

Normas