Editorial

Menos morosidad pero menos crédito

El volumen de préstamo concedido por la banca y las cooperativas de crédito que está en situación de morosidad encadena cinco meses de descensos y se sitúa ya por debajo del nivel que tenía antes del rescate de una parte de las cajas de ahorros con una inyección financiera de la UE. Ahora solo el 9,39% del crédito vivo está en mora, aunque sigue siendo una tasa y una cantidad (120.000 millones de euros) anormalmente elevada para los cánones tradicionales del negocio bancario en España. Una cantidad que supera el 11% del PIB y que desciende muy lentamente por el comportamiento todavía atípico de la cartera agregada de préstamos bancarios, que aún mantiene un marcado ritmo de desapalancamiento cíclico, iniciado hace ya más de cinco años. En julio el volumen de crédito total ascendió a los 1,286 billones de euros.

La banca está gobernando la morosidad con rigor; pero tiene una necesidad imperiosa de renovar la cartera de crédito para frenar la merma continua de su negocio, que además de la contracción de volúmenes presenta una contracción involuntaria de los márgenes por los tipos de interés pegados al cero por ciento impuestos por el BCE. Mantener las rentabilidades agregadas del pasado solo es posible con balances más abultados o con la irrupción de fuentes de ingresos ajenas al crédito puro.

Normas