Conflicto soberanista en Cataluña

Homs llega al Supremo arropado para declarar por el 9-N

El portavoz del de la antigua Convergència (CDC) --ahora Partir Demòcrata Català (PDC)--en el Congreso de los Diputados, Francesc Homs, ha llegado este lunes poco antes de las once de la mañana al Tribunal Supremo arropado por una comitiva de medio centenar políticos catalanes encabezada por el expresidente de la Generalitat Artur Mas, para prestar declaración por su presunta implicación en la consulta catalana del 9-N.

Homs ha llegado acompañado por líderes del partido refundado como la vicepresidenta del partido, Neus Munté; la coordinadora general del partido, Marta Pascal; exconsejeros como Irene Rigau, Santi Vila, Meritxell Borràs, el presidente del Grupo Parlamentario de Junts Pel Sí, Jordi Turull, o el exalcalde de Barcelona Xavier Trías, entre otros representantes institucionales del partido, así como de otras entidades y formaciones políticas. Ninguno portaba estelada, y se han limitado a acompañar la entrada de su compañero al alto tribunal con un aplauso.

También los diputados de Podemos Marcelo Expósito, del PNV Aitor Esteban y de ERC Joan Tarda han arropado al portavoz de la antigua Convergència (CDC)  han acompañado a Homs a su llegada al Tribunal Supremo como imputado en delitos de prevaricación, desobediencia y malversación de caudales públicos en la preparación de la consulta del 9-N.

 Una vez ha entrado Homs, Artur Mas se ha dirigido a la prensa para calificar de insólita la comparecencia y advertir que está en juego la democracia.

El político catalán declara en el alto tribunal ante una gran expectación mediática después de que éste remitiera la citación del pasado 11 de julio al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y lo hace en calidad de investigado por la consulta independentista, por la que se le acusa de presuntos delitos desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos.

Así, el sábado pasado avanzó que en su comparecencia de hoy expondría que la causa abierta contra él y contra el expresidente de la Generalitat Artur Mas y las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega es “arbitraria, política y partidista” y defenderá que la querella “no se tendría que haber admitido nunca a trámite”.

 

Normas