Las startups españolas no están preparadas para el exit

En España, la mayoría de los exists son adquisiciones o fusiones con terceros, mientras que en países como China las empresas prefieren salir a Bolsa y vender acciones

startups

Aunque el objetivo final de muchas startups españolas sea lograr el exit total o parcial, sólo el 1% de ellas están preparadas para hacerlo. Así lo asegura la firma especializada en asesorar a emprendedores, Ad & Law, que considera que la falta de financiación y el deseo de los emprendedores de seguir unidos a sus proyectos frenan sus oportunidades de crecimiento.

Además, para cotizar en la bolsa española se exigen muchos requisitos económicos que las startups no siempre cumplen. Por ejemplo, es necesario que la compañía tenga un capital mínimo de 1.202.025 euros o que haya obtenido en los dos últimos ejercicios unos beneficios mínimos. Según el director de Ad & Law, Oliver von Schiller, son cifras que las startups difícilmente alcanzan ya que suelen financiarse con rondas de inversión pequeñas que destinan a mejorar el producto o a realizar alguna expansión internacional.

Además de los elevados costes, un exit tiene otros inconvenientes, como es el hecho de que suele obligarse al emprendedor a seguir vinculado al proyecto y a no vender un determinado porcentaje de sus acciones para dar más seguridad a la iniciativa, lo que resta libertad de movimiento a las empresas inversoras. Por otro lado, cuando una empresa cotiza en bolsa está obligada a responder ante organismos públicos, por lo que sus resultados deben ser totalmente transparentes.

Por todo ello, la mayor parte de los exits que se producen en España, al igual que en Estados Unidos y Europa, se realizan en forma de adquisiciones o fusiones con terceras compañías, normalmente extranjeras, ya que en estos casos sólo es necesario superar un proceso de “due diligence”. Sin embargo, en España este tipo de operaciones se realizan con menor frecuencia que en otros países de nuestro entorno ya que, por lo general, a los emprendedores españoles les cuesta desprenderse de sus proyectos.

En países como China o India, en cambio, los exists en bolsa son mucho más frecuentes debido, sobre todo, al alto nivel de los inversores, de sus mercados y de sus empresas.

Normas