Editorial

La tecnología, clave para el futuro

Entre las asignaturas pendientes que tiene España de cara al futuro destaca el diseño de un nuevo modelo productivo que permita al país afrontar con más solidez los ciclos de la economía. En un mundo cada vez más globalizado, la tecnología y la innovación están llamadas a ocupar un lugar central a la hora de sentar las bases de ese modelo, que debe implantarse desde las escuelas a las universidades, en la industria y en todo el tejido empresarial.

En España existen compañías que reflejan con éxito esta apuesta por la tecnología, y no solo en los procesos o la gestión, sino como núcleo del negocio. Es el caso de Indra, que acaba de adjudicarse contratos de la Agencia Espacial Europea (ESA) para implantar el sistema español de vigilancia y seguimiento de objetos en el espacio, denominado S3T. Este sistema confirma a España como uno de los pocos países del mundo capaz de ofrecer este tipo de servicios de vigilancia aeroespacial, un hecho que también permitirá contribuir a dotar a Europa de autonomía para garantizar la seguridad de satélites y misiones en el espacio. Se trata de un ejemplo de liderazgo tecnológico, cuyos beneficios repercutirán en la imagen de una economía que tiene que mirar al futuro.

Normas