_
_
_
_
_
Breakingviews
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Spotify, en busca de la sintonía rentable

La empresa perdió 165 millones de euros el año pasado, frente a unas ingresos de 1.900 millones

Aplicación móvil de Spotify.
Aplicación móvil de Spotify.EFE

Spotify ha cambiado de sentido. La web sueca de música en streaming está considerando convertir su modelo freemium para conseguir que las discográficas acepten tarifas más bajas. El movimiento es comprensible teniendo en cuenta el posible lanzamiento de una OPA en 2017 y una valoración de 8.500 millones. Tanto la opción de hacer que sus clientes paguen más como la de que los sellos acepten menos son opciones peligrosas.

El acceso a nuevos álbumes podría estar disponible solo para los usuarios de pago durante un tiempo, a cambio de que las discográficas acepten un recorte en derechos de autor. Spotify no ha descubierto cómo hacer rentable el negocio de la música en streaming y necesita reducir gastos. La empresa perdió 165 millones de euros el año pasado, frente a unas ingresos de 1.900 millones. El coste de comprar los derechos de autor supera el auge de las ventas. Los sellos presionan por un recorte aun mayor de los ingresos, actualmente en el 55%. Hasta que se llegue a un acuerdo, el acceso a largo plazo a su catalogo es incierto. Sin embargo, las discográficas dependen cada vez más del streaming. Un tercio de los ingresos combinados de las división de música de Universal, Sony y Warner provino de esta partida en la primera mitad del año.

Desenganchar a los usuarios de la música gratuita está siendo difícil, al igual que lograr suscripciones más caras o nuevos clientes de pago. De los 100 millones de usuarios activos de la plataforma, menos de un tercio están registrados en la suscripción mensual de 9,99 dólares. Spotify tiene razones para ser precavido pues un incremento de dos dólares al mes en las tarifas de Netflix canceló cuentas.

Resolver los problemas con las discográficas podría calmar a los inversores antes de que la compañía entre en Bolsa. Una valoración de 8.500 millones, cuatro veces las ventas del año pasado, sugiere que las expectativas están por las nubes. Pero hasta ahora solo los consumidores parecen obtener los frutos de esta música y podría no ser suficiente para los inversores.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_