Foro de Prisa y La Fundación Buen Gobierno

Las empresas celebran el nuevo potencial de Colombia tras la paz

El ex presidente Colombiano, César Gaviria, asegura que la propiedad privada no va a desaparecer con el proceso de paz

Alierta augura que, dentro de un año, la inversión extranjera en Colombia "va a ser espectacular"

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, conversa con el presidente del grupo PRISA, Juan Luis Cebrián.
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, conversa con el presidente del grupo PRISA, Juan Luis Cebrián. EFE

 

El pasado 24 de agosto en La Habana la sociedad colombiana cerró la puerta al capítulo más triste de su historia. Tras cuatro años de duras y difíciles negociaciones, el Gobierno colombiano y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) firmaron un acuerdo de paz que ponía fin al conflicto armado interno que duraba ya más de cincuenta años. Ahora, los colombianos deberán avalar o no este acuerdo de paz –de 297 páginas– en un referéndum el próximo 2 de octubre. Pero la sociedad ya ha comenzado a anticipar los posibles efectos positivos de la paz. Así se vio ayer en el foro Los beneficios de la paz en Colombia organizado en Bogotá por PRISA y la Fundación Buen Gobierno.

Alierta espera un boom de inversión extranjera

El empresario más entusiasta de todos respecto al futuro económico de Colombia fue el presidente de la Fundación Telefónica, César Alierta. Aseguró que a los escépticos en Europa hay que decirles que “invertir en Colombia es la mayor oportunidad de todas”. En opinión del dirigente de Telefónica, dentro de solo un año “la inversión extranjera va a ser espectacular como consecuencia del proceso de paz y tendrá un efecto arrastre tremendo sobre las pymes”, vaticinó. Es más, Alierta se refirió a un encuentro que mantuvo hace dos semanas con el Papa Francisco, en el que ambos coincidieron en que el proceso de paz en Colombia no solo es muy importante para el país y para la región; sino para el mundo entero. “Es un modelo en el que se va a mirar el mundo para resolver sus conflictos”, dijo Alierta que le comentó el Papa Francisco.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dibujó un escenario económico muy beneficioso para el país si sale adelante este proceso de paz. En concreto, Santos aseguró que, después de haber perdido entre dos y tres puntos porcentuales de crecimiento anual debido al conflicto armado, ahora, con la paz, el PIB colombiano podría crecer entre un 1% y un 1,5% adicional. Si bien el presidente del Grupo PRISA y de El País, Juan Luis Cebrián, preguntó a Santos por cuáles serán los “costes de la paz”. El presidente colombiano admitió que estos existen y citó, entre ellos, el aumento de la inversión pública en las zonas en conflicto, en las que faltan hasta las carreteras; o el coste de reparar a las víctimas –existen ocho millones registradas–; y el de reinsertar a 14.000 guerrilleros en la sociedad.

No obstante, Santos precisó que muchos de estos costes ya están siendo incluidos en los Presupuestos del Estado y deberían estar ahí “con paz o sin ella”.

Muy al contrario, “estamos viendo muchas empresas interesadas en invertir en Colombia y muchos turistas que quieren venir”, insistió el presidente colombiano. Para acto seguido anunciar “estímulos tributarios” para esas empresas que quieran invertir en Colombia.

Por todo ello, Santos aseguró que el proceso traerá más beneficios que costes desde el punto de vista económico. “La guerra siempre es más costosa que la guerra”, respondió a Cebrián.

Por su parte, el que fuera presidente de Colombia entre 1990 y 1994, César Gaviria, quien ha tenido un importante papel en las negociaciones para lograr la paz en este país, consideró que los colombianos deberían votar masivamente sí en el referéndum. Y dicho esto, Gaviria lanzó un mensaje de tranquilidad al mundo económico y a la sociedad en general: “con la paz no va a desaparecer la propiedad privada; ni nos vamos a volver castrochavitas”.

E idéntico mensaje lanzó Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno en las conversaciones de paz con las FARC, quien aseguró que, a partir de ahora, en Colombia se abre la posibilidad de “recuperar el campo”. Y en este escenario “es falso que haya riesgos para la propiedad privada”, y añadió que todo lo dicho al respecto han sido bulos.

Pero quienes encuentran un mayor potencial de desarrollo económico en este proceso de paz son los responsables de grandes empresas que operan ya en el país. De hecho, la desmovilización del conflicto que se ha venido produciendo progresivamente en los últimos 15 años ya se ha dejado sentir en la mejora económica del país. Según el country manager de BBVA en Colombia, Oscar Cabrera, la apuesta por la paz que ya han anticipado las empresas ha propiciado que la economía colombiana haya crecido por encima del 4% anual en los últimos años y que el poder adquisitivo de los ciudadanos se haya multiplicado por dos.

En general, los empresarios demandaron una reforma fiscal que incremente los ingresos tributarios y cambios institucionales que mejoren la cooperación entre el sector público y el privado, tal y como reclamó Alfonso Gómez, presidente ejecutivo de Telefónica Colombia.

En cualquier caso, el director del El País, Antonio Caño, aseguró que la paz no será sencilla, porque ninguna lo es. Pero, dicho esto, consideró que en el caso de Colombia se produce “en un país democrático que permite el debate en libertad”. Por ello, aseguró que “la paz será más sólida cuanto más debatida sea”.

 

 

Normas