El colapso de infraestructuras en Andalucía supera los 5.000 millones

Las restricciones presupuestarias sufridas por Fomento y el Gobierno andaluz desde el arranque de la crisis han sumido a Andalucía en un fuerte bloqueo en el desarrollo de infraestructuras. La crisis bloqueó autovías, un AVE autonómico y varias obras de Fomento.

Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía.
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía.

Las restricciones presupuestarias sufridas por Fomento y el Gobierno andaluz desde el arranque de la crisis han sumido a Andalucía en un fuerte bloqueo en el desarrollo de infraestructuras. Los proyectos congelados y descartados superan los 5.000 millones y afectan principalmente al tren de alta velocidad y carreteras.

Fue destinataria de grandes planes de inversión pública y a través de mecanismos de colaboración público-privada hasta bien entrada la crisis, pero Andalucía fue perdiendo expectativas de desarrollo de nuevas infraestructuras conforme empeoraba la economía y ha terminado con grandes proyectos en el olvido o aparcados sine díe por más de 5.000 millones de euros.

Las obras fallidas se reparten, prácticamente a partes iguales, entre el Ministerio de Fomento y la Junta de Andalucía. La última señal de alarma ha sido la petición de la rescisión de un contrato del AVE por parte de filiales de ACS. Estas han comprobado que no es posible el avance en el modificado de la obra a su paso por la localidad granadina de Loja por más de un 10% del presupuesto de la misma. El tramo afectado, entre Bobadilla y Granada, tiene la provincia desconectada de la red ferroviaria desde hace más de 500 días.

Fuentes conocedoras del proyecto calculan que de los 1.650 millones en que se había presupuestado enlazar por AVE Antequera (Málaga) y Granada, una vez rebajada la factura suprimiendo la variante de Loja y el soterramiento en la llegada a la capital, apenas se han ejecutado 800 millones.

2.600

millones de inversión público-privada incluía el plan extraordinario de infraestructuras del presidente andaluz José Antonio Griñán. Nueve autovías fueron congeladas.

500

días lleva la provincia de Granada desconectada de la red ferroviaria.

Otra de las actuaciones estrella de Fomento en la comunidad andaluza, el de la ronda sevillana SE40, cumplió el pasa­do mes de julio cuatro años de parálisis en el tramo de los túneles de los Atlantes, con obras por 500 millones. Estas fueron adjudicadas a dos UTE en las que figuran Azvi, Sando y OHL, por un lado, y Copisa, Aldesa y Bruesa, por el otro. La segunda circunvalación de Sevilla, con 77 kilómetros, fue proyectada cuando la socialista Magdalena Álvarez dirigía Fomento. Su presupuesto, 1.450 millones.

Otras actuaciones paradas o al ralentí son el AVE a Almería, incluido en el proyecto del Corredor Mediterráneo, o la lanzadera Sevilla-Huelva, presupuestada en unos 400 millones de euros. También estaba relacionada con el territorio andaluz la primera autopista que fue al concurso de acreedores, la AP-41. Esta debía facilitar el viaje entre Madrid y Sevilla evitando el paso por Despeñaperros, pero informes medioambientales cortaron las aspiraciones de la UTE concesionaria poniendo fin a la autopista en Toledo. Así se dio al traste con la viabilidad económica de una concesión que también vio surgir la competencia de nuevas autovías gratuitas. La malograda carretera estaba presupuestada en 400 millones de euros.

Obra autonómica

La Junta de Andalucía no ha tenido mucha mejor suerte que el Ministerio de Fomento en los proyectos emprendidos en los últimos años. Ha sacado o está sacando adelante a duras penas los tranvías y trenes ligeros proyectados en Sevilla, Granada, Málaga y Cádiz, pero tiene en el saco de las infraestructuras fallidas el tren de alta velocidad Sevilla-Antequera. Todo un símbolo de la pujanza que llegaron a tener las comunidades autónomas en materia de inversión en obra pública.

Presupuestado en 1.300 millones, el Sevilla-Antequera fue el primer y último AVE autonómico. Llegaron a invertirse 280 millones para un total de 77 kilómetros de plataforma. El Gobierno de Susana Díaz ha intentado que Fomento tomara ese tramo como circuito de pruebas para trenes capaces de alcanzar los 500 kilómetros por hora, pero el Gobierno Central prefirió en 2014 mantener su apuesta por el anillo de ensayos ferroviarios de Antequera (Málaga), diseñado sobre 75 kilómetros y, por el momento, descartado al comprobarse inviable.

También sucumbió a la crisis el plan extraordinario de infraestructuras, por 2.600 millones, lanzado por el presidente José Antonio Griñán en 2010. Se buscaba el apoyo del capital privado en una acción que pretendía ser anticíclica. Solo en carreteras estaban proyectadas nueve autovías, de las que dos fueron paralizadas tras su adjudicación, el concurso de la tercera fue anulado durante su licitación, y los seis restantes no llegaron a publicarse.

ACS, Comsa, Ferrovial, Acciona y Meridiam estuvieron entre las adjudicatarias de un plan de autovías que llamó la atención de inversores internacionales y que pretendía poner en servicio 395 kilómetros de calzada.

Inversión en mínimos

Andalucía ha visto caer la adjudicación de contratos de infraestructuras de transporte hasta los 82,5 millones en el primer semestre. La cifra supone un descenso del 26,4% desde los 112 millones del mismo periodo de 2015 e incluye obras repartidas por Fomento, Junta y los ayuntamientos.

Resalta la caída en el ritmo de adjudicaciones del Adif, responsable de la infraestructura ferroviaria, con 2,1 millones, un 96% menos que entre enero y junio de 2015.

Fomento ha repartido obras por todo el país por 657 millones en el primer semestre, lo que implica un descenso del 19,8%.

Las bajas tasas de licitación y adjudicaciones están generando debate político en Andalucía, donde el PSOE demanda mayor inversión en los corredores ferroviarios.

Normas