Infraestructuras

Grupo Villar Mir refinancia y se quita presión por la caída de OHL

Suprime los ‘margin call’ en 200 millones de deuda que firma con Deutsche Bank

OHL
Juan Miguel Villar Mir, presidente de Grupo Villar Mir, junto a su hijo y presidente de OHL, Juan Villar-Mir.

El empresario Juan Miguel Villar Mir toma aire tras la fuerte ofensiva de los bajistas sobre el valor de OHL. Su holding, Grupo Villar Mir, se ha desprendido de la obligación de aportar garantías extra a la banca cuando la cotización de la compañía de construcción y concesiones, de la que cuenta con un 57% del capital, cae por debajo de determinados niveles acordados con la banca. Esta liberación se produce, según fuentes financieras, gracias a un acuerdo de refinanciación alcanzado ayer con Deutsche Bank.

Grupo Villar Mir tiene un 43% de OHL pignorado ante sus acreedores como respaldo a créditos por 657 millones de euros. De esta última cifra, 200 millones vencían a corto plazo y contaban con margin call que, una vez rotos por la depreciación de OHL en Bolsa obligaban a la aportación de nuevos activos o de capital en prenda.

Según ha podido saber CincoDías, precisamente han sido estos 200 millones, anteriormente en manos de siete bancos entre los que destacaba Santander, los que han sido refinanciados con la supresión de las citadas exigencias. Eso sí, Deutsche Bank seguirá teniendo como garantía las propias acciones de OHL. Las fuentes consultadas se limitan a comentar que la nueva financiación “se ha firmado a largo plazo”, sin matizar el periodo de vencimiento.

Este acuerdo supone un importante alivio para el Grupo Villar Mir, propietario de otras empresas como Fertiberia, Ferroglobe o Inmobiliaria Espacio, y con participaciones en Abertis y Colonial.

La cotización de la que es una de las seis grandes constructoras españolas acumula una depreciación del 50,7% a lo largo de este año y ha sufrido un desplome del 78% desde que en mayo del año pasado se hiciera público un presunto fraude contable en México, relacionado con la construcción y operación de autopistas que la empresa española lleva meses intentando desmontar. De momento, OHL ha contado con opiniones a favor de las cuatro grandes auditoras, de los reguladores bursátiles español y mexicano, y del Estado de México, donde se encuentran las concesiones en tela de juicio.

A esta circunstancia negativa se han unido importantes proyectos de construcción con problemas en Turquía, Catar, Arabia Saudí, Argelia, Rusia o España. En medio de esta tormenta, que se completa con el hundimiento del mercado local de la obra pública, OHL ha llevado a cabo una remodelación de su cúpula, con el relevo en la presidencia, ahora en manos de Juan Villar-Mir, hijo mayor del fundador, y la sustitución de Josep Piqué como consejero delegado. Su puesto lo tomó semanas atrás Tomás García Madrid, hombre de la máxima confianza de Juan Miguel Villar Mir.

El presidente del holding familiar ha estado directamente involucrado en las negociaciones con la banca que ha dirigido el director financiero Manuel Garrido.

Al margen del 43% de OHL pignorado, Grupo Villar Mir tiene otro paquete del 7,22% en equity swapp con Santander, Société Générale y Natixis, y el último 8,3% está ligado al acuerdo con el fondo Tyrus tras la reciente ampliación de capital.

 

Garantías en mínimos tras el ataque de los bajistas

La caída de OHL en Bolsa ha terminado afectando a las financiaciones de la matriz Grupo Villar Mir, lo que ha requerido la reacción del presidente Juan Miguel Villar Mir y su equipo para evitar la aportación de garantías extra.

Al cierre del pasado ejercicio el holding valoraba su participación en OHL a 10,2 euros por acción, frente a un final de año en poco más de 5,2 euros y los 2,6 euros de la jornada de ayer.

El 43% de OHL que garantiza créditos por 657 millones apenas vale ahora 333 millones en el parqué, lo que deja bajo mínimos el valor de estas garantías. De ahí la importancia de suprimir los margin call que obligan a la aportación de garantías extraordinarias cuando el papel de OHL no es suficiente aval para cubrir los créditos.

Fuentes de la constructora explican que las posiciones en corto de los fondos (BlackRock, Marshall Wace, AQR u Oxford, entre otros) suponen el 7% del capital. Una situación en la que OHL ha tomado el relevo a otras acciones atacadas como Popular, BME, Viscofan, Sacyr, Día o Técnicas Reunidas, y que ha lastrado al valor de la citada OHL a niveles de 2003. Entre las debilidades de la compañía, que acaba de realizar un saneamiento en las cuentas del primer semestre, han venido citándose el peso de la deuda con recurso, así como el alejamiento de la nota crediticia de grado de inversión.

El consenso de los analistas sitúa el precio objetivo de la compañía a 12 meses en 4,76 euros. Y desde la empresa se insiste en que solo el valor de las participaciones en OHL México y la operadora de autopistas Abertis superan el monto de la deuda del grupo.

Normas