Breakingviews

Jimmy Choo trabaja duro para avanzar (un poco)

Pese a las buenas perspectivas de crecimiento de la firma de lujo, los inversores siguen siendo reticentes a apostar por la compañía.

Jimmy Choo
Fachada de un establecimiento de la firma de zapatos de lujo Jimmy Choo.

La firma británica de zapatos de lujo Jimmi Choo aseguró que sus ventas crecieron un 9,2% en el primer semestre y que los márgenes operativos mejoraron. Sus acciones siguen cotizando con un descuento con respecto a otras grandes marcas por las preocupaciones sobre el Brexit y su exposición a un único producto clave..

La firma tiene mucho a su favor: el crecimiento de las ventas supera al de otras marcas de lujo y hay espacio para crecer en Asia. Los márgenes de beneficio operativo del grupo aumentaron a un 14,6% en el semestre, un incremento del 11% en el mismo período del año pasado. Eso es bajo para el sector del lujo, pero se pone al día con rivales como Salvatore Ferragamo.

Las acciones de Jimmy Choo han caído un 14% desde el comienzo del año. La marca británica Burberry ha ganado un 12%, pese a su crecimiento negativo en las ventas comparables en el primer trimestre y a estar limitada por una red de tiendas más madura. Los nerviosos inversores del lujo favorecen ahora a empresas ya establecidas como Hermès y LVMH, cuyas acciones han subido este año.

Sin embargo, hay posibles baches a los que Jimmy Choo tendrá que prestar atención. Dejando a un lado los efectos de las divisas, las ventas del primer semestre crecieron un moderado 3,8%, a la vez que la demanda de bienes de lujo se tambalea en Estados Unidos, que representa cerca del 30% de sus ingresos. Otras marcas de lujo han informado de una ralentización de las ventas en cadenas de tiendas estadounidenses como Macy’s.

El grupo depende fuertemente de los zapatos, que suponen dos tercios de las ventas. Al grupo italiano Moncler le pasa algo similar con los inversores por su dependencia de las chaquetas de plumas de 1.000 libras. Las marcas nicho se están llevando bien con los compradores, pero para los inversores están pasadas de moda.

Normas