Cumbre europea

Renzi recibe a Merkel y Hollande sin resolver sus focos de incertidumbre

En medio de la presión a la que está sometida Italia, Matteo Renzi, acudió hoy al encuentro con Merkel y Hollande para abordar los problemas sobre terrorismo, inmigración y economía y preparar las próximas etapas clave para el futuro de la Unión Europea (UE).

Merkel, Renzi y Hollande dan una rueda de prensa en el portaaviones de la costa de la isla Ventotene.
Merkel, Renzi y Hollande dan una rueda de prensa en el portaaviones de la costa de la isla Ventotene.

En medio de la presión a la que está sometida Italia, Matteo Renzi, el primer ministro del país, acudió hoy al encuentro en Ventotene (Verona) con Angela Merkel y François Hollande para abordar los problemas sobre terrorismo, inmigración y economía y así preparar las próximas etapas clave para el futuro de la Unión Europea (UE).

En este contexto, la canciller alemana aprovechó para asegurar que el interés de Europa es que “todos los países crezcan”. Con ello, Merkel hizo alusión a la economía italiana, en la que aseguró que los efectos de sus inversiones “no se están produciendo en cuatro semanas”, aunque “están teniendo futuro”. Y es que la economía del país transalpino registró en el segundo trimestre del año un estancamiento que la llevó a situarse a la cola de Europa. Asimismo, la deuda pública se elevó hasta representar el 135% del PIB. Por ello, los grandes mandatarios del país aconsejan al primer ministro italiano, Matteo Renzi, una terapia de choque para la economía. Renzi se está moviendo en esta línea, con presiones a Bruselas, para obtener mayor flexibilidad en las cuentas públicas y destinar fondos a las inversiones.

Sin embargo, todos los focos están puestos en el referéndum de este otoño, lo que convierte a Italia en el próximo frente de incertidumbre tras el ya vivido con el ‘brexit’. Si los partidarios del “no” ganan la batalla al primer ministro italiano, ello supondría su posible dimisión y traería consecuencias catastróficas para la economía del país, que se sumarían a las turbulencias que ya vive como consecuencia de las dudas que genera su sector bancario.

Con la reunión de hoy, que sucede a la que los tres mandatarios mantuvieron el pasado junio en Berlín tras el referéndum que decretó la marcha de Reino Unido del bloque comunitario, los miembros de la UE pretenden marcar las líneas maestras a seguir para que el proyecto común no acabe en fracaso y evitar que se produzcan nuevas situaciones de incertidumbre como la que ya se desató hace dos meses tras el referéndum británico.

Normas