La revolución digital de la banca

Las ‘fintech’ atacan el negocio más rentable de la banca

El 73% de la inversión 'fintech' se centra en las áreas de banca personal y para pymes

Este segmento reporta a la banca tardicional casi la mitad de sus ingresos

Fintech y entorno bancario Ampliar foto

La banca ha encontrado en las llamadas fintech, las nuevas compañías financieras basadas en soluciones tecnológicas, un serio competidor. Decenas de compañías de nuevo cuño surgen cada día con la promesa de aportar valor añadido y una mejor experiencia de usuario que los bancos de siempre especializándose cada una en un proceso concreto de la larga cadena que suma el conjunto del negocio financiero.

Un reciente estudio de la consultora internacional Axis Corporate y la asociación bancaria europea EFMA revela ahora que la elección no es casual y que las fintech están copando los servicios más rentables para la banca tradicional.

“La banca decía que las fintech entraban donde les dejaban, pero están entrando donde hay más rentabilidad”, expone Juan Rufat, socio de banca de Axis Corporate. En concreto, el estudio revela que el 73% del capital invertido en el sector fintech está centrado en desarrollar servicios de banca personal y para pymes. Un nicho de mercado que reporta a la banca el 46% de todos sus ingresos, según un estudio de Citi citado por Axis.

En cifras,

14.000

millones de dólares (unos 12.370 millones de euros) es la inversión que han captado las ‘fintech’ en los últimos 12 meses.

46%

de los ingresos de la banca tradicional provienen de los segmentos de banca personal y servicios para pymes, aquellos que atraen una mayor inversión de capital para el desarrollo de ‘fintech’.

El resto de recursos que se están destinando al desarrollo de nuevas compañías tecnológicas de servicios financieros se reparte en otro 10% para el negocio de la gestión de activos, otro 10% para el área de seguros, un 4% para los productos de banca de inversión y un 3% más centrado en dar servicios a grandes corporaciones.

Toda una amenaza para la cuenta de resultados de la banca tradicional en un momento en que las entidades atraviesan un periodo de especial vulnerabilidad ante la debilidad del negocio y la rebaja de los de tipos de interés a mínimos históricos sin visos de una pronta subida.

“La banca se juega su futuro en un nuevo escenario, con un contexto de bajos tipos de interés, en el que es necesario arañar rentabilidad de cualquier línea de la cuenta de resultados”, resumen en Axis.

Sin embargo, “en contra de la rivalidad en la que parecen posicionarse”, sostiene el estudio elaborado por Axis y EFMA, “la banca tradicional y las empresas de fintech podrían alcanzar acuerdos de colaboración que les permitieran beneficiarse mejor de las condiciones de mercado”.

De hecho, el informe subraya el buen funcionamiento que están teniendo las alianzas estratégicas o join ventures que vienen firmándose entre ambos tipos de actores.

De entre los campos en que más éxitos viene reportando la colaboración entre bancos y compañías fintech, el informe señala los de estrategias de innovación, transformación digital y experiencia del cliente, una trinchera esta última, en la que las nuevas compañías vienen ganando la batalla a las entidades de siempre.

Más allá, no obstante, el documento también identifica las áreas en las que más proliferan las adquisiciones de firmas fintech por parte de bancos. Se trata de los negocios de préstamos, distribución de productos financieros y finanzas personales.

De hecho, en los últimos 12 meses, la fintech han atraído cerca de 14.000 millones de dólares (unos 12.370 millones de euros) de inversión y buena parte de la misma está siendo ya proporcionada por otros actores ya consolidados en el sector financiero o directamente por bancos tradicionales.

El estudio también señala que las fintech son un excelente campo de pruebas para otras líneas de actuación, como la llamada gamificación o juguetización, el intento de emular procesos lúdicos en acciones comerciales de las entidades.

“Las fintech serán uno de los actores de la banca 3.0, en algunos casos complementando y en otros compitiendo”, avanza Rufat, aseverando que en cualquier caso ya “están siendo un acelerador para las transformaciones” del cambiante sector financiero.

Nuevas formas de colaborar

El foco

En la era de la inmediatez y el consumo a través de smartphones, el rey del mercado de servicios es habitualmente el que ofrece la mejor experiencia de usuario. “La mejora de la experiencia de cliente se ha convertido en una obsesión”, concluyen los autores del informe de Axis y EFMA, subrayando que se ha convertido en “la única área vital de los bancos donde se espera un salto especial de la mano de los servicios que pueden ofrecer las fintech”.

La elección

Juan Rufat, socio de banca de Axis Corporate, opina que “dentro de los bancos se hacen muchas cosas que se van a dejar de hacer, que se harán fuera, y los bancos se centrarán en lo que son buenos”. “Los bancos necesitan saber qué quieren ser de mayores”, prosigue, exponiendo que cada vez más actividades tradicionales de la banca se están externalizando o encargando a fintech o departamentos internos que funcionan de forma independiente dentro del banco.

El modelo

“El mayor reto al que se enfrenta hoy la banca y las fintech es la fórmula para romper la barrera cultura que les separa”, expone el documento, explicando que “los bancos mantienen jerarquías en sus organizaciones que les restan agilidad” mientras que las fintech se han demostrado mucho más ágiles y baratas pero con menor experiencia o volumen de clientes, del lado negativo.

Las trabas

Entre las principales trabas a superar para mejorar las vías de colaboración entre fintech y bancos tradicionales, más allá de las diferentes culturas de trabajo de cada sector, el informe de Axis y EFMA señala la dificultad de ambos para atraer a los mejores talentos tecnológicos, el peligro del incumplimiento de la seguridad o el peso de las presiones regulatorias.

Normas