Acuerdos postelectorales

Nadal y Garicano negociarán el pacto económico entre PP y Ciudadanos

El portavoz de ciudadanos asegura que su partido se sienta a negociar con el PP un acuerdo de investidura "sin líneas rojas" para el próximo 30 de agosto

Sin sorpresas. El director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno, Álvaro Nadal, y el responsable económico de Ciudadanos, Luis Garicano, son los negociadores escogidos por el PP y la formación naranja para pactar las principales medidas económicas que Mariano Rajoy anunciará ante el Congreso el martes 30 de agosto en su presentación como candidato en el debate de investidura. El contrato único, la mochila austriaca, el déficit o el impuesto de sociedades serán algunos de los asuntos que se pongan encima de la mesa. Una semana se han dado de plazo ambos partidos para llegar a un acuerdo que otorgue 169 votos a favor del líder conservador, según ha anunciado Juan Carlos Girauta, portavoz parlamentario de los liberales, en rueda de prensa en el Congreso.

Nadal, que también es secretario de Economía en el partido, recoge así, 20 años después, el testigo de la negociación por parte de los populares del exministro Rodrigo Rato, quien lidió los asuntos económicos con los partidos nacionalistas PNV y CiU, cuyos votos llevarían a José María Aznar a la presidencia en 1996. Veinte años en los cuales el PP no ha necesitado formar un equipo de negociación para formar Gobierno tras las elecciones generales, ya fuera por disfrutar de una mayoría absoluta (2000 y 2011), o por quedarse en la oposición (2004 y 2008). 

Con 137 escaños, el PP se ha visto obligado a aceptar, en su literalidad, las seis condiciones de regeneración democrática impuestas por Ciudadanos para negociar una investidura. Esta misma mañana, Girauta y su homólogo conservador, Rafael Hernando, han rubricado el documento, denominado 'pacto anticorrupción', en el Congreso. Estos requisitos obligan a expulsar a los imputados por corrupción, eliminar los aforamientos, dar más proporcionalidad a la ley electoral, modificar los indultos, limitar los mandatos y crear una comisión de investigación sobre la financiación irregular del PP. Estas medidas deberán ser tramitadas en los tres primeros meses desde de la legislatura, según reza el documento.

"No tenemos tiempo que perder", ha sentenciado Girauta, que ha criticado la parálisis legislativa "de casi un año". Algo que ha compartido el portavoz popular, quien ha querido resaltar la importancia de presentar un proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017 antes del 30 de septiembre. "Si no hay presupuestos va a afectar a muchas personas", ha asegurado, seguido de una lista de posibles damnificados de una prórroga presupuestaria: pensionistas, funcionarios y trabajadores de empresas que optan a concursos de obra pública, entre otros.

La formación naranja se ha mostrado dispuesto a sentarse a negociar sin más líneas rojas que los prerrequisitos. "No haríamos buen servicio al país si habláramos de líneas rojas", ha dicho. Girauta ha apelado a tener un "espíritu constructivo" y ha asegurado que su partido será flexible en la negociación, al no ser un pacto de Gobierno, sino de investidura. “Nos sentamos con la voluntad de llegar a muchos acuerdos en muy pocos días”, ha resumido. Su intención es trabajar para hacer una lista de medidas que  hagan “que la investidura merezca la pena”.

Hernando también ha apelado a la flexibilidad en la negociación por parte del PP. "Hoy hemos dado otro paso importante", ha afirmado el portavoz parlamentario emulando al presidente del Gobierno. De cara a la negociación, ha invitado a seguir "dando pasos" para alcanzar un pacto. Hernando ha alabado la voluntad de negociación de Ciudadanos, en contraposición con la postura negativa del PSOE. "Este es el principio de un gran amor", ha dicho con una sonrisa tras finalizar la rueda de prensa. 

Equipos de negociación

En representación del PP, a Nadal le acompañarán en el equipo negociador seis responsables políticos: la ministra de Empleo Fátima Báñez y el secretario de Estado José Luis Ayllón; los vicesecretarios de los populares Fernando Martínez-Maillo y Andrea Levy; y los representantes del grupo parlamentario José Antonio Bermúdez de Castro y Dolors Monserrat. 

Por parte de los liberales, Garicano estará arropado por su discípulo Toni Roldán, tres miembros de la Ejecutiva de la formación naranja José Manuel Villegas, Juan Carlos Girauta y Melisa Rodríguez; así como el diputado Miguel Gutiérrez.

Presión para los socialistas

Las reuniones entre ambos equipos comenzaron este viernes a las 16 horas. Hernando recordó que su partido mantendrá negociaciones con otras formaciones políticas para aumentar los 169 votos. El portavoz popular ha citado expresamente a Coalición Canaria, pero ha centrado su exposición en pedir la abstención de los diputados socialistas. "Ya no son tiempos de postureos y los teatrillos. Apelamos al señor Sánchez y a su responsabilidad y sentido de estado", ha afirmado.  

En el caso de que el PP logre los 170 apoyos de Ciudadanos y CC, necesitará para la investidura de Rajoy seis votos a favor más para la mayoría absoluta o 11 abstenciones en segunda vuelta. "Los ciudadanos le dijeron sí a Rajoy, ¿qué parte de ese sí no han entendido [los socialistas]?", se preguntó Hernando.

Bloques de negociación

Las negociaciones se dividirán en cuatro bloques. El primero se centra en medidas de política económica y de fomento del empleo, todo ello como prólogo para aprobar después el techo de gasto para 2017, los Presupuestos Generales del próximo año que han de presentarse antes del 1 de octubre y el programa de reformas que debe comunicarse a Bruselas en octubre.

En segundo lugar se tratarán cuestiones relacionadas con Educación e i+D+i, encaminadas a lograr un gran pacto educativo para que no haya cambios en la legislación cada vez que llega un nuevo gobierno. En tercer lugar, las negociaciones se centrarán en Asuntos Sociales, lo que incluye garantizar el futuro de las pensiones, la lucha contra la violencia de género y medidas contra la pobreza y la desigualdad. En el caso concreto de las pensiones, todos los partidos se comprometieron a convocar a los integrantes de la mesa del Pacto de Toledo, con el objetivo de asegurar el pago de estas prestaciones. Todos los informes aseguran que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social se agotará a finales del próximo ejercicio, como consecuencia de las disposiciones frecuentes que ha tenido que hacer el Ejecutivo de Mariano Rajoy para pagar la extra de los pensionistas en julio y agosto. Las posiciones entre ambos partidos son bastante divergentes. El PP opta por retrasar la edad de jubilación, favorecer el ahorro privado y sacar de la Seguridad Social las pensiones de viudedad y orfandad. Por su parte, la formación naranja propone que el importe de las pensiones se ajuste a las cotizaciones realizadas por el trabajador durante todas su vida laboral.

El cuarto punto de la agenda negociadora se centra en el Fortalecimiento de las instituciones, lo que abarca la unidad en la lucha antiterrorista, el papel de España en Europa, la financiación autonómica, la unidad de España frente al desafío soberanista y las reformas institucionales para la regeneración de España.

Normas