El enemigo silencioso del inversor conservador

El enemigo silencioso del inversor conservador

La inflación (Índice de Precios de Consumo o IPC) es el crecimiento sostenido y generalizado del nivel de precios. Es, por tanto, algo, que nos afecta todos los días y una de las causas de que, por ejemplo, una lata de refresco valga hoy mucho más que hace quince o veinte años.

Pinchar para ampliar la imagen.

Para no perder poder adquisitivo, la rentabilidad de nuestra cartera financiera deberá de superar a la inflación. Por eso siempre se ha hablado de la inflación como el enemigo silencioso del inversor conservador.

El objetivo del Banco Central Europeo es que la inflación de la euro zona sea del 2% anual. Así, una persona que vaya a gastar 1.000 euros al mes durante los próximos diez años puede pensar que va a gastar 120.000 euros (1.000 euros x 12 meses x 10 años). Sin embargo, si tenemos en cuenta el efecto de la inflación, el coste no será de 120.000 euros, sino de 131.397 euros (un 9,5% más), tal y como se ve en la siguiente tabla.

Por eso, la inflación es un factor muy importante que deberemos de considerar al realizar nuestro plan financiero, ya que los ingresos y gastos de nuestro plan a día de hoy nada tienen que ver con los que tendremos dentro de unos años.

*Paula Satrústegui, directora de Planificación financiera en Abante.

Normas