Mercado inmobiliario
La Torre Agbar marca el comienzo del ámbito del distrito 22@ en Barcelona, a ambos lados de la Diagonal.
La Torre Agbar marca el comienzo del ámbito del distrito 22@ en Barcelona, a ambos lados de la Diagonal.

El distrito 22@ enamora a las empresas... y espera al ‘retail’

Alrededor de 500 compañías al año se instalan en esta área barcelonesa

Sube el interés por las marcas para instalarse en ese nuevo barrio

22@ Barcelona está de moda. Al menos para las empresas. Alrededor de 500 compañías se instalan cada año en este ámbito en rehabilitación de la capital catalana como recoge un informe de Laborde Marcet, asesores de inversión inmobiliaria. Desde 2012 se han posicionado allí 2.000 firmas con 12.000 empleados. Es actualmente un polo de atracción para grandes corporaciones que buscan espacio en la ciudad y se espera que el comercio asalte en poco tiempo aquella zona.

Este ámbito en desarrollo de la ciudad cambió su nombre a distrito 22@ Barcelona a principio de la pasada década, pero las 198 hectáreas sobre las que se asienta históricamente han sido conocidas como el Poblenou. En esa zona, en el siglo XIX se levantaban las fábricas de la ciudad, principalmente textiles, y era conocida como el Mánchester catalán por la pujante industria, que atraía a miles de obreros a la ciudad. Pero a partir de los años sesenta del pasado siglo comenzó su declive. Las luces de las factorías se apagaban y los edificios se abandonaban.

A partir del año 2000, el Ayuntamiento dio un nuevo impulso con este proyecto, donde se esperaban a los nuevos motores de la economía: las firmas de tecnologías de la información y de la comunicación (TIC). A las que han seguido empresas del sector farmacéutico, medios de comunicación, energía y diseño.

Ubicación de grandes corporaciones

En este área del Poblenou hay instaladas 8.300 empresas donde se emplean alrededor de 95.000 personas. “Una de cada cuatro operaciones que se firman en el 22@ es para oficinas de gran tamaño. De hecho, el 23% de las operaciones de 2015 fueron por superficies mayores a 2.000 metros cuadrados”, se señala en el documento de Laborde Marcet.

En 22@ tienen sede compañías tecnológicas como Microsoft, Telefónica, Indra o Orange. En el caso del sector sanitario, se han instalado GSK, Isdin Sanofi o Gaes. Otro de los polos es el de medios de comunicación como Mediapro, Agencia Efe o RBA.

Esta gestora de inversiones inmobiliarias cree que detrás de las grandes corporaciones va a llegar “la instalación de múltiples locales comerciales”, porque ante casi 100.000 empleados diarios hay negocio suficiente.

“Es un tema de espacio. En Barcelona no existen otras áreas donde grandes empresas puedan trasladarse a un edificio moderno, porque no existen”, explica Miquel Laborde, uno de los fundadores de la firma de asesoría e inversión inmobiliaria Laborde Marcet. “Sigue habiendo un espacio enorme en 22@ de solares y viejas naves industriales para construir nuevas oficinas”, aclara.

Las cifras de esta firma señalan que actualmente el 20% de los metros cuadrados que se contratan para oficinas en Barcelona se firman para este distrito. De hecho, los precios en los mejores inmuebles se sitúan solo un poco por debajo de los más emblemáticos de Paseo de Gracia o Diagonal. Instalarse en un edificio nuevo de oficinas de 22@ puede costar entre 18 y 24 euros por metro cuadrado al mes, aunque para el resto de propiedades baje a una horquilla entre 10 y 14 euros, según la gestora.

El barrio 22@ ocupa un área desde la Plaza de las Glorias Catalanas hasta la costa –en la zona del Forum– a través de la Diagonal, extendiéndose a ambos lados de esa avenida. Precisamente junto a la plaza se levanta el símbolo más reconocido del ámbito, la Torre Agbar. Y es precisamente en esa zona donde está impulsándose el comercio. “En Glorias existe un proyecto para convertirse en una de las nuevas zonas comerciales de Barcelona. Será otro de los centros neurálgicos de la ciudad”, afirma Laborde, a semejanza de las zonas de Plaza de Cataluña, Ramblas y el Ensanche.

Laborde asegura que el proyecto comercial en Glorias, muy vinculado a la restauración, provocará un impulso al retail, que se extenderá poco a poco hacia la costa. “Aún no está claro qué calles serán las más comerciales, pero hay una enorme presión de las marcas por posicionarse allí. En Barcelona ya no hay más lugares donde abrir tiendas. Está colapsada a nivel retail”. La realidad es que actualmente apenas existen comercios en el barrio, concentrados casi todos en el centro comercial Diagonal Mar, al final de la avenida.

Precisamente la presión del retail sobre esa zona ha provocado que Deutsche Bank haya pagado casi 500 millones por hacerse con ese centro comercial, muy por encima de lo esperado por el mercado. “Independientemente de que muchos de estos inversores se ven obligados a destinar sus recursos a adquisiciones por temas de plazos, Diagonal Mar tiene un potencial gigantesco y es muy beneficioso para el desarrollo del distrito”, señala Laborde. “El retail será lo siguiente que llegue tras las oficinas”, añade.

Normas
Entra en EL PAÍS