Editorial

La justificación de las comisiones

El estrechamiento de los márgenes de intereses provocado por la caída de los tipos de interés en toda Europa ha puesto a los bancos a buscar fórmulas alternativas de ingresos, y a hacerlo de forma acelerada, pues en paralelo tienen que combatir la aparición masiva de formatos de financiación alternativa y la desaparición de infinidad de gestiones que antes reportaban algún ingreso, pero que hoy la tecnología ha puesto ya en manos de la clientela. Una buena parte del trabajo se lo ha facilitado el movimiento del ahorro conservador hacia instrumentos de riesgo, por la ausencia de rentabilidad en la remuneración de los depósitos a plazo y cuentas a la vista. La clientela había viajado ya hace unos cuantos trimestres hacia los fondos mixtos, pero la industria financiera está de nuevo replanteando la estrategia, ante la imposibilidad de cobrar comisiones elevadas por fondos que en muchos casos tienen rentabilidades negativas. Por ello, ahora la banca recomienda la contratación de fondos garantizados o de rentabilidad objetivo, donde puede obtener comisiones de un 0,5%, aunque los retornos nominales para la clientela son inferiores. La banca tiene que explicar convincentemente a los clientes que un buen servicio precisa de adecuadas comisiones, y el cliente tiene que percibir que paga lo que vale el servicio que le prestan.

Normas
Entra en El País para participar