Entrevista

Gabriel J. López: “Si las cosas van bien, el Ibex 35 terminará el año en 9.500”

El consejero delegado de Inverdif Asesores Financieros cree que los mejores resultados de las empresas y la formación de Gobierno pueden favorecer un alza de hasta el 20% en el Ibex hasta finales de 2017

Gabriel J. López, consejero delegado de de Inverdif Asesores Financieros
Gabriel J. López, consejero delegado de de Inverdif Asesores Financieros

Empezó a trabajar en Bolsa en 1987 y su larga experiencia le llevó a fundar hace un año la EAFI Inverdif Asesores Financieros, de la que también es consejero delegado. Gabriel J. López se enorgullece de haber llegado a ser un asesor profesional independiente con grandes gestoras de fondos en su cartera de clientes. Formado en Reino Unido, considera que “en España hay un déficit de buen asesoramiento financiero con menos de 200 firmas asesoras cuando solo en Estados Unidos hay 4.000”. Considera que la clave de una buena inversión en los tiempos que corren es una cartera diversificada.

Tras el pánico inicial, las Bolsas han mostrado una insospechada resistencia al brexit, ¿crees que los mercados pecan de una excesiva complacencia?

Existe muchísima incertidumbre sobre Reino Unido y sobre las consecuencias en la economía mundial, y a pesar de eso estamos viendo a Estados Unidos en máximos históricos. Creo que andamos bastante perdidos y que ahora nos estamos basando en qué activos nos dan rentabilidades positivas, y las encontramos en las acciones y en los dividendos. Entonces se valora la Bolsa no por múltiplos históricos de beneficios futuros a tiempo presente, sino más bien por la capacidad de distribuir dividendos.

¿Entonces todavía le queda recorrido a Wall Street en el año?

Hay valor en las economías grandes, de calidad y en las economías refugio, como pueden ser Estados Unidos y Japón. La economía americana nos está sorprendiendo a todos, y a la propia Reserva Federal, porque crece más de lo que se esperaba y entonces está atrayendo inversión por parte del resto del mundo hacia las grandes corporaciones americanas, las que son multinacionales y muy sensibles al crecimiento. Son buenas noticias porque el 40% del índice mundial lo representa EE UU.

¿Y si gana las elecciones de noviembre el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump?

Las próximas elecciones americanas son las más reñidas de los últimos 30 años. Wall Street está del lado de Hillary Clinton y que gane Trump es uno de los riesgos que corre el mercado en la segunda mitad del año. Pero hay apetito por las políticas populistas, así que es perfectamente posible que gane. En ese caso veremos una corrección del mercado americano.

El Ibex está cerca de recuperarse del histórico desplome por el brexit, ¿habrá más subidas este año?

Vamos a ver si se resuelve la incertidumbre del Gobierno. Sin un Gobierno que tome decisiones el déficit subirá, que es justo lo contrario de lo que quiere Bruselas. Otra cosa son las empresas, y se espera un crecimiento muy importante el año que viene. Así, descontando estos mejores resultados y que se forme Gobierno, se justificaría que la Bolsa recuperase entre un 15% y un 20% a finales de 2017. Este año, si las cosas van bien, el Ibex 35 terminará en 9.000 ó 9.500.

Con estas previsiones, ¿cuál es su estrategia de inversión?

Me baso en la teoría de los mercados eficientes. Es imposible predecir los mercados, así que lo mejor es diversificar la cartera por producto financiero y por países, con un perfil moderado y equilibrado. Tenemos un 50% en renta variable y un 50% en renta fija para esperar un retorno de entre el 6% y el 10% y una volatilidad del 7%. Un 40-45% en Estados Unidos y otro tranto en Europa. El resto en países emergentes y Asia.

Pero, ¿dónde están las mejores oportunidades?

En este entorno de bajos tipos de interés, hay que buscar rentabilidad en empresas que pagan altos dividendos de forma recurrente y con capacidad de establecer precios, como Nestlé, British Tobacco o Microsoft. También empresas que tienen rating crediticio alto y países donde hay crecimiento. Algunos emergentes como Brasil y México lo están haciendo muy bien. Y nos gusta mucho Japón, que cotiza con un buen descuento frente a su valor teórico.

 ¿Y por qué valores españoles apuesta?
En nuestra cartera, España representa en torno a un 5-7%. Nos gustan Iberdrola, en general las eléctricas y Telefónica.

¿Qué opina de los resultados del test de estrés a la banca europea y de los problemas de la banca italiana?

Italia no hizo los deberes como España y los bancos italianos están capitalizados pero la morosidad les hace daño. Lo que pretende el Banco Central Europeo es aplacar la incertidumbre sobre el sector bancario.

“Hay más riesgo de que el crudo baje”

Para el fundador de Inverdif Asesores, los principales riesgos de cara a la segunda mitad de 2016 son las incertidumbres deflacionistas, este es “que no veamos inflación”, las elecciones estadounidenses y el petróleo. “Se ha demostrado que el mercado se siente confortable con el petróleo a niveles de entre 40 y 50 dólares. Si rompe los 40 dólares, el mercado de renta variable se pondrá nervioso”. Sostiene que el precio teórico del oro negro es difícil de saber, pero a partir de los 50 dólares empiezan los productores de shale oil en EE UU a elevar la producción y hay más oferta, lo que produce el miedo de sobreoferta en el mercado, explica. “Hay más riesgo de que baje el crudo que de que suba”, concluye.  

A propósito de los ataques terroristas que se han producido en Europa en el último mes, López señala que las Bolsas parecen estar aprendiendo a convivir con ello. A su juicio, “es curioso que nos estamos volviendo muy frívolos con este tema”. Explica que en el mercado “vemos pequeñas reacciones en las monedas y el petróleo, pero el mercado lo digiere porque al final el efecto en la economía no es tan importante”. Y añade: “el efecto es más emocional que otra cosa”. No hay que obviar, señala López, que hay acontecimientos como el fallido golpe de estado en Turquía que sí afectan a empresas como BBVA, que es el primer accionista del banco turco Garanti. También suelen verse perjudicadas las líneas aéreas o las hoteleras.

Normas
Entra en El País para participar