Ebioss Energy centra la mirada en Reino Unido

La tecnología exclusiva de la firma impulsa su expansión

Planta de Ebioss Energy en Belisce, Croacia.
Planta de Ebioss Energy en Belisce, Croacia.

En un momento de plena expansión internacional, el gestor de residuos con tecnología exclusiva para obtener energía de la basura, Ebioss Energy, apuesta por focalizar su cartera de proyectos en la capitalización de tecnología a través de la construcción de proyectos a nivel mundial.

Esta compañía española cotizada en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) ha entrado a formar parte recientemente en un plan europeo llamado Polygen. Se trata de un consorcio energético que tiene como misión la generación de calor, electricidad y gas natural sintético a partir de lodos, residuos sólidos urbanos y biomasa.

“Al ser una empresa tecnológica, Ebioss no tiene el suficiente músculo financiero para desarrollar por sí misma proyectos que requieren cientos de millones”, argumenta Mariano Sancho, director de desarrollo de negocio de la compañía.

Un crecimiento en el que el desarrollo de su propia tecnología de gasificación denominada EGT, basada en la utilización de un amplio abanico de residuos y biomasas como combustible para producir gas, ha jugado un papel crucial.

“Nuestra tecnología cuenta con un gran prestigio internacional muy potente gracias al reconocimiento de gigantes como General Electric o Endesa entre otros”, sostiene Sancho. Su sistema exclusivo cuenta con el apoyo de muchos proveedores especializados que fabrican componentes específicos de gasificación para su tecnología entre los que se encuentran Siemens o la estadounidense Honeywell.

Una tecnología propia que le ha servido a Ebioss Energy para desembarcar en Reino Unido de la mano de Energy China, compañía estatal del gigante asiático y con el que va a llevar a cabo proyectos en las islas británicas por valor de 200 millones de libras, unos 230 millones de euros. Se cumple así uno de los objetivos que la firma persigue de cara a 2017: irrumpir con fuerza en Reino Unido.

Dicho acuerdo, según explican desde el grupo, es fruto del “arduo trabajo” que ha llevado a cabo y les permitirá, a partir de ahora, trabajar a nivel mundial. “Los dos equipos de ingeniería estamos trabajando conjuntamente desde el mes de junio en la validación de proyectos”, sostiene el director de desarrollo quien indica que este pacto posicionará a Ebioss como un referente tecnológico en materia de gasificación a nivel mundial.

Cuando se le pregunta por su actividad en nuestro país, asegura que en el momento actual existen otros mercados más favorables para el desarrollo de la gasificación. “En España el mercado está comenzando a dinamizarse”, apostilla Sancho, incidiendo en las oportunidades que ofrece el país dentro del sector de la eliminación de residuos aplicados a la energía.

Tailandia, país en el que aterrizó a mediados de 2015 es otro de los países en los que opera la compañía dedicado a la gestión avanzada de residuos de varios tipos así como a su posterior conversión en energía y en otros usos químico industriales.

“Nos hemos ido preparando durante los últimos años para poder afrontar el grave problema de los residuos”, apuntan desde la firma. Concienciación que les ha permitido “cerrar el círculo" derivado del problema del residuo sólido urbano. 

A modo de ejemplo, en agosto de 2014 Ebioss adquirió la mayoría del capital de la empresa portuguesa TNL, especializada en la gestión avanzada de residuos sólidos urbanos. Durante estos dos años, Ebioss ha reestructurado completamente la compañía lusa y rediseñado buena parte de sus productos.

De cara a 2017, la mirada del grupo, que facturó 9,4 millones el ejercicio pasado, se centra en Europa donde quiere consolidar su presencia a través de los proyectos que está desarrollando como es el caso de Polygen, mencionado anteriormente, así como en Oriente Medio o Malasia.

Próxima parada: los mercados internacionales

Tras debutar en el Mercado Alternativo Bursátil, Ebioss Energy estudia la posibilidad de entrar en otros mercados financieros como París, Londres y Luxemburgo, donde, en este último ya emitió un programa de bonos por un valor de 13 millones de euros. De esta cuantía, el grupo español presidido por Óscar Leiva ha conseguido cubrir 9,5 millones. Sin embargo, el director de desarrollo del negocio, Mariano Sancho, asegura que este proyecto se llevará a cabo cuando la compañía lo considere oportuno, en función del volumen de facturación. El proceso de internacionalización en el mercado global constituye otro factor a tener en cuenta de cara a estrenarse en los mercados financieros europeos.
Con una capitalización de cerca de 50 millones de euros, los títulos del gestor de residuos se mantienen en el entorno de los 1,2 euros. Pese a que desde la compañía no ha precisado más detalles, aseguran que siguen analizando algunas opciones que se “irán materializando” a lo largo de este 2016. Ya está presente en Croacia, Reino Unido, Tailandia, Catar, Palestina, Emiratos, Jordania y Hungría, además de en España y en la propia Bulgaria.
Ebioss ha realizado tres ampliaciones de capital por un total de 26,8 millones desde que debutó en la plataforma de BME.
El grupo se estrenó a 0,8 euros por acción –en realidad salió a 8 euros, pero después realizó agrupaciones de capital (splits, en la jerga financiera)–, alcanzó los 4 euros en marzo de 2014 y llegar a valer más de 150 millones de euros, pero estalló el escándalo Gowex.

Normas