Automoción

Samsung negocia la compra de activos de Fiat por 3.000 millones

La operación podría cerrarse antes de que acabe el año, según avanza Bloomberg.

Banderas con el logotipor de Samsung
Banderas con el logotipor de Samsung

Samsung Electronics está en conversaciones avanzadas para comprar parte o la totalidad del proveedor italiano de componentes para la industria de la automoción Magneti Marelli, perteneciente al grupo Fiat Chrysler, explican personas conocedoras del asunto a Bloomberg. Las mismas fuentes detallan a esta agencia que el gigante surcoreano está particularmente interesado en los negocios de telemática, entretenimiento en el coche e iluminación de la citada compañía por lo que podría considerar una adquisición total de la misma.

La operación, que podría cerrarse antes de que acaba el año, podría ascender a 3.000 millones de dólares, lo que la convertiría en la adquisición mayor en la historia del fabricante de los móviles Galaxy fuera de Corea del Sur. Ni Samsung ni Fiat Chrysler han querido hacer comentarios sobre la noticia.

La potencial compra no extraña en el mercado, pues gigantes tecnológicos como Google, Apple o la china Alibaba están tomando posiciones en el sector del automóvil. La primera ya lleva tiempo probando su coche autónomo, la compañía de la manzana prepara, según distintas fuentes, su propia propuesta de coche eléctrico, y el grupo chino anunció en julio su primer coche conectado a internet fabricado en serie con el objetivo de sumarse a la carrera por impulsar tecnología que permita la conducción sin piloto.

La compañía surcoreana no parece querer quedarse atrás. No está claro si con idea de lanzar su propio coches o simplemente posicionarse como proveedor de electrónica para esta industria, en la que ya ha empezado a entrar. Según recordó Bloomberg, en diciembre, Samsung Electronic creó un equipo para trabajar en componentes y entretenimiento para el automóvil y para la conducción autónoma, al tiempo que se encargó de coordinar con otras unidades del grupo la fabricación de baterías –un área estratégica de cara a los nuevos coches híbridos y eléctricos– y la prestación de servicios de software.

Samsung también invirtió recientemente en China, en la empresa BYD, también centrada en el negocio de los coches eléctricos. La surcoreana tomó una participación que le costó 451 millones de dólares.

La citada agencia enmarca el movimiento de Samsung también dentro de los cambios que está aplicando el presidente de la empresa Lee Jae Yong, de 48 años. El directivo, que tomó las riendas de la multinacional tras la salida de su padre, ha vendido algunos activos de la compañía y ha reducido el tamaño del conglomerado asiático, intentando recuperarse de la caída que sufre el negocio de los teléfonos móviles, aunque la compañía ha recuperado el crecimiento con sus últimos lanzamientos, el Galaxy S7 y S7 Edge. Por ello, la compra de Magneti Marelli se interpreta como una intención de Samsung de diversificar sus ingresos y disminuir su dependencia de la electrónica de consumo.

La compañía surcoreana es actualmente líder mundial en la industria de los teléfonos móviles, donde mantiene una fuerte pugna con Apple y Huawei, y es el mayor productor del mundo de chips de memoria y televisores.

Fiat Chrysler, por su parte, cerró en mayo un acuerdo con Google para el desarrollo de vehículos autónomos. Aunque ambas compañías pueden colaborar con otras.

Normas
Entra en El País para participar