Resultados semestrales

BBVA mantendrá el dividendo pese a caer un 34% su beneficio

El banco descarta un ERE y espera cumplir con el consenso de los analistas y ganar 3.600 millones este año

El banco espera cerrar el año con un beneficio de 3.600 millones de euros, un 36% más que hace un año

GRA056 MADRID, 29072016.- El consejero delegado del BBVA, Carlos Torres Vila EFEMariscal
GRA056 MADRID, 29/07/2016.- El consejero delegado del BBVA, Carlos Torres Vila EFE/Mariscal EFE

Se confirma lo evidente, el primer semestre del año ha sido para el sector financiero español otro quebradero de cabeza, aunque todos confían en remontar sus respectivas cuentas de resultados en la segunda parte del año. Así, BBVA cerró los seis primeros meses del ejercico con un beneficio atribuido de 1.832 millones de euros, un 33,6% menos que en el mismo periodo de 2015, una tendencia que se revertirá para el conjunto del ejercicio, pues los cálculos de los analistas apuntan a que ganará 3.600 millones en 2016, el 36% más, según apuntó el director financiero, Jaime Sáenz de Tejada, dando credibilidad a estas previsiones.

La caída del resultado se debe, como en el caso de Santander, al impacto en sus cuentas de los tipos de cambio y a la ausencia de operaciones corporativas, según el banco, que ha precisado que, sin estos dos efectos, sus ganancias aumentan un 5,8%.

El ejecutivo aseguró que pese a la caída del beneficio el banco reafirma su objetivo de pagar este año dos dividendos en efectivo y otros dos en acciones, y garantiza mantener la política de retribuir al accionista este año y “sucesivos” ante las estimaciones de beneficios del mercado.

Temor a unas terceras elecciones

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, aseguró el viernes que si España se ve obligada a ir a unas terceras elecciones sería algo muy negativo para el país, entre otras cosas por la incertidumbre e indefinición que transmitirían. “Lo mejor para el país sería tener un Gobierno estable cuanto antes”, por lo que unas terceras elecciones serían algo negativo” porque implica “incertidumbre y falta de claridad sobre hacia dónde va el país”.
Además, seguiría retrasando “la toma de decisiones sobre asuntos importantes que requieren atención”, como las reformas que requiere la Unión Europea. Insistió en pedir “que se forme Gobierno, que se forme pronto, y que permita tomar decisiones” que ya se están retrasando.

El consejero delegado, Carlos Torres Vila, por su parte negó ayer que el banco vaya a realizar un ERE adicional en España este año más allá del ajuste de plantilla aprobado el año pasado con motivo de la integración de CatalunyaCaixa (CX), aunque pueden producirse algunas prejubilaciones. Un día antes el banco explicó a los sindicatos que las entre las 1.600 salidas de CX y las prejubilaciones la reducción de plantilla en España rondará los 2.100 empleos.
Uno de los principales objetivos del banco, de hecho, es reducir costes y mejorar su eficiencia, para lo que pondrá en marcha “medidas adicionales” en todos los países en los que opera el grupo para controlar costes y ganar eficiencia, ratio ahora elevado al situarse en el 51,8% por la incorporación de CX. La reducción de los gastos, de esta forma, se convierte en una de las principales palancas para paliar la presión de los margenes como consecuencia de los bajos tipos de interés.

Torres restó importancia al conflicto político existente en Turquía, y que llevó a producirse hace unas semanas un golpde de Estado fallido. Recordó que Garanti, banco turco en el que BBVA tiene casi el 40%, cerró el semestre con un beneficio de 324 millones de euros, con un crecimiento del 31,8% en moneda local a tipo de cambio constante y del 15,8% a tipo de cambio corriente. Ante estos resultados el número dos de BBVA reafirmó la intención del banco de permanecer en ese país “a largo plazo” aunque reconoció que la “incertidumbre” que se ha generado tendrá “un impacto” que aún es pronto para cuantificar.

El banco asegura que no ha tenido que realizar ninguna provisión adicional por Turquía. Torres aseguró que la entidad tiene la cuenta de resultados “completamente cubierta” por movimientos de tipo de cambio de la lira para 2016. Por tanto, desde este punto de vista, “no sufriremos ningún impacto ante posibles pérdidas futuras de la lira turca”. En este sentido, añadió que “tenemos cubierto el 70% del impacto potencial que las depreciaciones tengan en el capital”. Turquía suma al grupo el 13,8% del beneficio. Su principal mercado, México, con su filial Bancomer, aportó al banco 968 millones de euros de beneficio, con una caída del 7,4% a tipo de cambio corriente, que se eleva al 10,6% de aumento a tipo constante. México aporta el 41,2% del resultado.

España, que pesa el 17,5% de los resultados, aún muy lejos del 25% como mínimo que pretenden alcanzar, sigue mostrando sus debilidades. BBVA ganó en su mercado doméstico 410 millones de euros, una vez restadas las pérdidas de la unidad de activos inmobiliarios. Un año antes el resultado fue de 430 millones. En el periodo analizado el grupo ha bajado su rentabilidad en más de dos puntos porcentuales al situarse su ROE en el 7,2%, frente al 9,5% del año anterior (al cierre de 2015 fue del 5,2%).

Sobre el giro en el organigrama de la entidad, Torres Vila insistió en que, de las 20 personas que reportan directamente al presidente de BBVA o a él, 18 ya estaban en el banco, y restó importancia a la modificación aprobada el miércoles, en la que él gana peso en la estructura organizativa. Según Torres Vila, la incertidumbre política en España influirá en el crecimiento del crédito, que será plano, aunque las hipotecas de nueva producción crecen el 25% en el semestre y suben las referenciadas a tipo fijo.

Todos los márgenes del banco caen, influenciados por los tipos de cambio y la presión de los tipos de interés.

Normas
Entra en El País para participar