Energía

El 77% de cambios de suministro se hace con la misma eléctrica

Las grandes del sector trasvasan masivamente a sus clientes regulados a su filiales del mercado libre.

electricas
Facturas de la luz y gas natural.

El año pasado, 4,1 millones de consumidores energéticos solicitaron y lograron cambiar de comercializador: 3,2 millones en el mercado eléctrico y 846.571 en el del gas. Sin embargo, en el primero de los casos, un 77% siguió siendo suministrado por el mismo grupo eléctrico, según recoge el Informe Anual de Supervisión de los Cambios de Comercializador correspondiente a 2015 que acaba de publicar la CNMC. Las solicitudes han descendido,no obstante, un 7% entre 2013 y 2015.

¿Cómo es esto posible esa movilidad interna? Además de una distribuidora de electricidad, las cinco grandes empresas del sector (Endesa, Iberdola, Gas Natural Fenosa, EDP y Viesgo) cuentan con dos tipos de comercializadoras: la de referencia o COR, que es la que vende al precio regulado por el Gobierno (solo estas sociedades tienen esta potestad) y otra que suministra en el mercado libre, según lo pactado. En este mercado no regulado, las empresas de Unesa compiten con otras 200 comercializadoras que están registradas.

Por primera vez, el informe de la CNMC incluye el destino de los clientes que deciden cambiar su contrato. Un dato que demuestra claramente cómo la inmensa mayoría de los que son suministrados por una COR, el citado 77%, se pasa a la filial del mercado libre del mismo grupo eléctrico.

Según el informe del organismo supervisor, los mayores porcentajes de trasvase interno los registran las tres grandes: Endesa (con casi el 80%); Iberdrola (el 82,7%), ambas por encima de la media y Gas Natural Fenosa, con un 54,3%. Por tanto, mantienen a la mayor parte de sus clientes, a los que pasan de una filial a otra.

Cuando los domésticos, a través de descuentos generalmente sobre el término fijo de la factura, deciden pasar de la COR al mercado libre, dejan de pagar la luz conforme al Precio de Venta al Pequeño Consumidor (PVPC) regulado por el Gobierno. Sobre esta tarifa no se pueden aplicar descuentos ni ofrecer los distintos servicios que sí incluyen las eléctricas del mercado libre. Con estos los que estas compensan dichos descuentos y que encarecen al final el recibo de los domésticos (los clientes con más de 10 kW de potencia contratada no tienen derecho al PVPC).

El año pasado, las solicitudes fueron superiores a las activadas finalmente, si bien, en algo más del 90% fueron aceptadas. La tasa media de rechazo de los cambios solicitados en 2015 fue del 8,2%. Este disminuye si se trata del mismo grupo, en el 6,4%, según la información de la CNMC. Por el contrario, los cambios entre las grandes eléctricas o los solicitados por comercializadoras independientes es mayor y va en aumento: el 10,4% y el 9,5%, respectivamente. La que registra los porcentajes de rechazo más altos cuando se lo piden las independientes, es Gas Natural Fenosa (un 16,1%) y sus competidoras (12,3%), frente a las peticiones entre sus filiales (7,4%).

El informe de la CNMC señala que el principal motivo para rechazar el cambio (40%) es que no coincidan los datos de CIF o NIF del contratante con los que figuran en los registros de puntos de suministro.

 

Las pymes protagonizan las nuevas contrataciones

Por segmentos de mercado, las mayores tasas de cambio de suministrador eléctrico en 2015 correspondió al de las pymes y los consumidores industriales, el 26,6% y el 17,7%, respectivamente, frente a los domésticos, que se situó en el 10,7%. En España hay un total de 28 millones de puntos de suministros correspondientes a usuarios domésticos; 736.000 a pymes y 110.500 industriales.

Según el informe de supervisión de la CNMC relativo a estos cambios, el año pasado la mitad de los mismos se produjeron en el mercado libre y un 39% entre un comercializador de referencia o COR y otro en el mercado libre (al parecer, lo contrario no existe).

Los tiempos medios para cambiar los contratos se situaron, según la CNMC, entre 13,1 y 14,2 días en 2015. Las más rápidas fueron Pepeenergy, con 1,2 días, e Iberdrola, entre 2 y 3,4 días. El tiempo es más dilatado cuando se trata de venta a domicilio, frente a otros canales, como teléfono, web o tienda. Las tasas de cambio (switching) más elevadas se dan en Cantabria y Murcia, el 14% y 12,6%, respectivamente, y las menores, en Galicia (8,3%).

En el mercado del gas, con un volumen de cambios menor que en la electricidad (847.000, frente a 3,2 millones), el porcentaje de movilidad de un comercializador regulado a otro del mercado libre del mismo grupo es también inferior al de la luz: un 51% frente al 77%. Encabezan los mayores porcentajes Iberdrola, EDP y Endesa.

El cambio de suministro del gas y la luz cuenta con regulaciones diferentes (plazos distintos o información confidencial en las bases de datos), “lo cual constituye una asimetría que se debería revisar en beneficio de los consumidores, según la CNMC.

Normas
Entra en El País para participar