Pequeños gigantes

La agencia de viajes de los exportadores

La compañía valenciana Tiba asesora a las empresas en sus trámites aduaneros.

Opera en 16 países y planea reforzar su presencia en China y Estados Unidos.

Tiba
Con un papel similar al de las agencias de viajes, los transitarios llegan incluso a recomendar modificaciones en el empaquetado de un producto para posibilitar su entrada al país de destino. Tiba

Pese a la caída de 4,6 puntos en el indicador sintético de la actividad exportadora (ISAE) –que mide la evolución y perspectivas de la cartera de pedidos de exportación de las empresas–, el comercio exterior de España se consolida como pilar del crecimiento de nuestra economía.

En 2015, las exportaciones crecieron un 4,3%, alcanzando los 250.241 millones de euros, y las importaciones, un 3,7% hasta los 271.415 millones, tendencia al alza que se perpetúa en el apartado de las ventas al exterior durante los primeros cuatro meses del año en curso en los que, según el Ministerio de Economía, el incremento fue del 2,4% interanual. No así en las compras, que se redujeron un leve 0,4%.

Sea cuales sean las oscilaciones, lo cierto es que detrás de las cifras existe todo un maremágnum de trámites aduaneros y gestiones que resultan decisivos para el éxito del negocio de importación y exportación. Un ir y venir de gestiones y trámites del que se encargan transitarios como Tiba.

“Somos arquitectos del transporte”, explica Javier Romeu, consejero delegado de la compañía. “No solo nos encargamos del papeleo, sino de la coordinación y el asesoramiento. En definitiva, de la organización integral del viaje”.

El origen de esta pyme valenciana se remonta al siglo de expansión, por excelencia, del comercio marítimo mundial. Fue en 1869 cuando el grupo Romeu inició su actividad como consignatario de buques, negocio que fue evolucionando hasta que en 1975 se fundó Tiba. “Ayudábamos a la empresas locales en la gestión de aduanas y, a partir de ahí, empezamos a expandirnos”, cuenta.

Así, la empresa lleva la internacionalización en su ADN. Precisamente, es en el negocio allende nuestras fronteras sobre el que recae el 40% de su facturación, que el pasado ejercicio ascendió a 164 millones de euros.

Hoy en día, a través de una red de 42 oficinas, cuentan con presencia en un total de 16 países, entre los que se encuentran algunos tan diversos como Angola, Mozambique, China o Estados Unidos. En este apartado llama la atención que solo dos pertenezcan al Viejo Continente: España y Portugal. “Europa es un mercado maduro y adolece de menos oportunidades que Latinoamérica”, aclara Romeu. Además, “estamos especializados en transporte marítimo y aéreo”, puntualiza.

Por ello, el foco de su estrategia de expansión a corto plazo se centra en Brasil, Colombia, Perú y Ecuador, así como en reforzar las filiales de China y Estados Unidos. No obstante, la meta de aquí a 2020 es poner una pica en 25 países y ampliar la red de oficinas hasta 50. De estas últimas, “dos estarán en China, una en Chicago y otra en Nueva York”, precisa.

El negocio de Tiba ha ido evolucionando a la par que el sector exterior español. En el lado de las exportaciones, “hemos crecido a tasas de dos dígitos”, ritmo que en las importaciones “ha sido algo menor”. Las cuentas de la empresa muestran un volumen financiero (incluye facturación y valor de activos) superior a los 276 millones, habiendo mejorado un 18,58% en 2014 y un 15,2% en 2015.

El avance se traduce en una plantilla de 628 trabajadores, de los que cerca del 40% (246) se encuentra en las oficinas de España. En su plan de negocio para este año prevén generar un 30% más de empleo (10% en España y 20% en el resto de países), cerrando el ejercicio en 750 puestos de trabajo directos.

Al respecto, Romeu insiste: “Nuestro negocio es muy intensivo en personas. Por ello, invertimos parte importante de los ingresos y del esfuerzo en formación y capacitación”. Así, la buena gestión del talento es una de las obsesiones de Tiba, “un reto que hay que aprender y saber transmitir”.

Especialistas en sectores de alto valor añadido

Javier Romeu
Javier Romeu, miembro del consejo de administración de Tiba desde 2005, se propone ampliar la presencia del grupo a 25 países y reforzar su posicionamiento en China y EEUU.

Hablar del transporte de mercancías es hablar de transitarios. Pero, ¿en qué consiste su labor? Romeu la define como “una agencia de viajes encargada de gestionar los papeles, el empaquetado, etc.”. Los transitarios no disponen de barcos o aviones propios, sino de convenios que permiten realizar los transportes.

En el caso de Tiba, optaron por la “especialización en sectores de alto valor añadido”, como moda, alimentación, vinos y espirituosos, petróleo, grandes mercancías para infraestructuras y hotelería.

Esta cualidad se añade a la “capacidad de adaptación y la flexibilidad tanto interna como en la gestión individual de los clientes”, que consideran fundamental para el éxito de cualquier negocio a nivel internacional.

Datos básicos

Aduana
Tiba prefiere contratar personal en el país de implantación ya que son sus habitantes “quienes mejor conocen” la forma de negociar y el funcionamiento de las Administraciones.

Empleo 
Tiba cuenta con 42 oficinas a nivel mundial y una plantilla de 628 trabajadores (246 en España). En 2016 crearán más de 130 nuevos empleos. La transitaria valenciana apuesta por el talento del país de destino porque “son quienes conocen el mercado, las costumbres y el funcionamiento de instituciones y organismos”.

Facturación
Grupo Romeu facturó en 2015 más de 400 millones de euros, de los que 164 correspondieron a Tiba. Esta última creció un 15,2%, manejando un volumen financiero (ventas y activos) de 276 millones. Entre sus clientes figuran grandes empresas, como Repsol, Gas Natural, Novartis, General Electric o Mango.

Claves del éxito
La capacidad de adaptación a “lo que necesitan nuestros clientes” es una de las claves del éxito de Tiba. Y es que para Javier Romeu, “cada tipo de producto requiere soluciones distintas”. A ello se añade que “disponemos de una cartera muy diversificada en países, productos y servicios”, puntualiza.

Mercados
“Si eres capaz de trabajar en un mercado, lo eres en todos por muy distintos que sean y pese a las circunstancias económicas que puedan darse”, explica el consejero delegado. Un saber adaptarse que tiene mucho que ver con los “buenos resultados que tenemos en los 16 países en los que operamos”, se sonríe.

RSC
La responsabilidad social corporativa es parte de la identidad de Tiba. Además del envío de contenedores solidarios, los valencianos reinvierten el 1% de su facturación en I+D. Asimismo, son uno de los 22 socios de B2MOS, proyecto europeo para mejorar los procesos logísticos del transporte internacional.

Normas