Cambios en la entidad

BBVA reorganiza su cúpula 14 meses después del cambio de consejero

Sale de la entidad Vicente Rodero, el que era considerado el alma del negocio y que llevaba todas las geografías del banco

BBVA

Nueva vuelta de tuerca al organigrama de BBVA. Han pasado solo 15 meses desde la salida de Ángel Cano como consejero delegado del banco y la aprobación de una nueva cúpula en la entidad, encaminada, según entonces a la digitalización total del banco, cuando su presidente, Francisco González, ha vuelto a proponer nuevos cambios que se aprobarán hoy en el consejo de administración del banco.

Sale de la entidad Vicente Rodero, el que era considerado el alma del negocio y que llevaba todas las geografías del banco. Le sustituye Jorge Sáenz-Azcúnaga, que ha desempeñado hasta ahora diferentes funciones, y que ahora será el número tres de la entidad, con responsabilidades en España, México, EE UU y Turquía, y el resto a través de un nuevo área que se ha creado, denominado Country Monitoring. Desde hacía tiempo ya se especulaba con la posible salida de Rodero, a quien unas semanas después del cambio de cúpula le modificaron sus funciones de nuevo.

Este ejecutivo dependerá del consejero delegado, Carlos Torres Vila, que gana peso en la nueva estructura, ya que todas las áreas geográficas deberán pasar por él. Rodero seguirá solo como consejero del mexicano Bancomer.

Otra sonada salida es la de Donna De Angelis, que deja su cargo de relaciones laborales. De Angelis llevaba en el banco solo 15 meses, y su nombramiento sorprendió ya al mercado ya que no sabía español, ni tenía experiencia en cargos similares. Además, desde el principio sus relaciones con la plantilla no fueron muy fluidas. Le sustituye Ricardo Forcano, hasta ahora business development growth markets, que incluía los mercados de México, Turquía y América del Sur.

Otros cambios son el área de Derek White, que se denominará customer solutions, y que llevará la oferta de productos y servicios a los clientes en todos los países en los que el banco está presente.

Jaime Sáenz de Tejada, director financiero, asumirá también las funciones de planificación y control de gestión. Estos cambios coinciden con los resultados de los test de estrés y, según algunas fuentes, han sido refrendados por el BCE.

El banco, además, anunció ayer el cierre de 400 oficinas en Cataluña, acelerando en un año el plan de reestructuración, que finalizará en 2017.

El ahorro de este ajuste es de 200 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar