Breakingviews

Las escaleras y serpientes del Santander

El banco español está expuesto al riesgo del 'brexit' y a un mercado doméstico sin lustre, pero otros mercados antes problemáticos como Brasil presentan mejores perspectivas.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la Junta General de Accionistas de 2015
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la Junta General de Accionistas de 2015 EFE

La expansión de Santander contiene más escaleras alentadoras que serpientes resbaladizas. El banco español está expuesto al riesgo del brexit en Reino Unido y a un apagado mercado interno. Sin embargo, Brasil, que antes representaba un problema, tiene una perspectiva de mejora. El resultado –una rentabilidad tolerablemente buena y un capital que va por el buen camino– redobla el compromiso de Santander con un alza de dividendo este año casi justificable.

La diversificación de Santander implica que a menudo tiene que apagar incendios en alguno de sus 10 mercados principales. Un gráfico en su presentación de resultados del segundo trimestre mostraba las áreas geográficas problemáticas en gris (la zona euro, Reino Unido y Estados Unidos) con sus mercados de mayor crecimiento (América Latina y Polonia) en color rojo brillante.

Brasil, con el 19% de las ganancias del segundo trimestre, va mejor de lo esperado. El país sigue sumido en la recesión. Lo bueno es que el coste de la unidad de crédito –la relación entre las provisiones para insolvencias y los préstamos– se mantiene por debajo del 5%. La noticia menos buena es su optimismo sobre la economía –espera un crecimiento del 2% para 2017, cuatro veces más que el FMI–.

La mayor fuente de incertidumbre es ahora Reino Unido, actualmente el mayor mercado de Santander por ingresos. España también está luchando contra los tipos de interés negativos, la caída de los volúmenes de préstamos en comparación con hace un año y la dura competencia.

Santander obtuvo un resultado del 10,5% sobre el capital tangible, o un 11,1% sin extraordinarios –mejor que la mayoría de sus rivales–. Logró incrementar su ratio total de capital hasta el 10,36% en el trimestre. Pero el capital de Santander no es tan fuerte si se compara con el de sus rivales. De ahí que el alza del dividendo del 5% pueda sorprender. Los inversores tendrán que esperar que el banco pueda diferenciar en el futuro tan bien como ahora las serpientes de las escaleras.

Normas