Energía

Endesa paga 1.200 millones a Enel por el control de sus renovables

Compra el 60% de la filial Enel Green Power España, en la que tenía un 40%, y pasa a gestionar directamente 1.706 MW, en su mayoría eólicos.

José Bogas, consejero delegado de Endesa y el presidente, Borja Prado.
José Bogas, consejero delegado de Endesa y el presidente, Borja Prado.

El consejo de administración de Endesa ha acordado recomprar a Enel Green Power (EGP) los activos de renovables que en 2010 traspasó a esta empresa de energías verdes de su matriz, Enel.Concretamente, ha adquirido el 60% del capital de la filial española de EGP, en la que Endesa ya tenía el 40%.

Con esta operación, que supondrá un desembolso de 1.207 millones de euros para la eléctrica española, esta se convierte en propietaria y gestionará directamente 1.706 MW de potencia renovable (un 95% eólica) y de una cartera de proyectos que suman otros 700 MW, según indica Endesa. Esta subraya que dicho precios está por debajo del valor en libros de la participación de Endesa en EGPE ,que es de 2.192 millones, cuando la empresa se ha valorado en 2.007 millones de euros.

El precio acordado supone un múltiplo de 1,18 millones de euros/MW, en línea con las estimaciones de analistas y, en el caso de los parques eólicos, el múltiplo es de 1,5, coincidente con la media de otras operaciones del sector. Según la compañía, para abordar la operación se han solicitado informes jurídicos y estratégicos a expertos independientes sobre su idoneidad, así como la evaluación consensuada sobre el precio a una "entidad financiera de reconocido prestigio".

En la primavera de 2010, Enel (que entonces tenía un 92% del capital de Endesa) reagrupó los activos de renovables que tenía en España con el objeto de integrarlos en su holding internacional Enel Green Power, cuya salida a Bolsa estaba preparando por entonces. Por un lado, los que ya tenía en España antes de la compra de Endesa a través de la sociedad Eufer que compartía al 50% con Gas Natural y los correspondientes de Endesa que fueron segregados con ese fin. En total, 1.298 MW de potencia (804 MW de Endesa y los 494 MW que le tocaban de Eufer), que se valoraron en 1.300 millones.

En este tiempo, como ha ocurrido con otros grandes grupos energéticos, Enel ha desandado el camino y ha decidido disolver su filial de renovables, tras sacarla de Bolsa el año pasado.

La operación es una buena noticia para Endesa, que, además de contar con un mix desequilibrado, limita su actividad a la Península Ibérica tras la segregación de su negocio latinoamericano, que pasó hace tres años a manos de Enel. Así, según indica Endesa en comunicado,  la operación "mejora sustancialmente su mix de generación, con presencia directa en el sector de las renovables, se le dota de una sólida plataforma de crecimiento en este sector; refuerza el perfil regulado y, por tanto, más seguro de sus negocios", pues el 65% de las instalaciones adquiridas cuenta con retribución regulada"

En cuanto al importe de la compra, "es perfectamente compatible con el cumplimiento de los objetivos económico-financieros que la compañía ha anunciado a los mercados". Por último,con la transacción "se crea valor para sus accionistas", debido "al  bajo coste financiero" de la misma y "de la significativa contribución" que esta hará al ebitda y al cash flow (su aportación al “free cash flow” está estimada en unos 140/150 millones de euros anuales).

El consejero delegado, José Bogas, destacó que la integración de las renovables en el negocio de la compañía refuerza "su posición de cara al futuro". La operación "refuerza su presencia en el mercado ibérico con una atractiva cartera de activos de origen renovable, sino que, además, consigue un balance de Endesa más eficiente, al pasar de un ratio de deuda sobre ebitda de 1,3 a 1,7”, añadió.

 

El beneficio de la eléctrica cae un 8,5% por los extraordinarios de 2015

Endesa obtuvo en el primer semestre de este año un beneficio neto de 796 millones de euros, un 8,5% menos que en el mismo periodo del año pasado o un 7,9% más sin tener en cuenta los extraordinarios (en 2015 se registró un importe positivo no recurrente de 184 millones) por una operación de canje de bonos. Este resultado “permite anticipar que Endesa está bien posicionada para cumplir los compromisos anunciados al mercado”, según indicó en una nota.

También los ingresos han caído por los bajos precios registrados en el periodo, especialmente, por la elevada producción eólica e hidráulica, y por el efecto de la citada operación financiera. Otro tanto ha ocurrido con el ebitda, que ha descendido un 3,3%, y que hubiese subido un 6,6% sin el citado efecto extraordinario.

El margen bruto del negocio liberalizado aumentó un 8% debido a lo menores costes de producción por el descenso de la producción térmica; los menores impuestos sobre la generación; la reducción del coste de los combustibles y por el recorte de los costes medios de la compra de electricidad por la caída del precio del mercado mayorista, un 36,5%. Por su parte, el margen bruto de comercialización del gas se redujo un 17% y los gastos de personal se recortaron en 26 millones de euros (-5,7%)

Con un insignificante aumento de la demanda, del 0,1%, la producción eléctrica convencional de Endesa bajó en el primer semestre un 16,8%, por la elevada disponibilidad eólica e hidráulica y el mayor intercambio de energía entre España y Francia. La tecnología nuclear e hidráulica representaron un 72,7% del mix de generación de Endesa en la península (59,7% en el primer semestre de 2015) y de 5.938 GWh, con un aumento del 1,3%, en los territorios extrapeninsulares.

La deuda financiera neta de la compañíase redujo en el primer semestre por una mayor generación de cash flow, que aumenta en 276 millones de euros debido fundamentalmente al aumento en 256 millones de los cobros netos de las compensaciones de dichos territorios.

Endesa ha repartido un dividendo a cargo a los resultados de 2015 de 1,026 euros por acción. Este se reparte entre un dividendo a cuenta de 0,4 euros brutos por acción, que fueron abonados el 4 de enero y un complementario de 0,626 euros brutos por título que se abonó el 1 de julio. Endesa distribuye así el 100% de su beneficio neto de 2015, del que un 70% corresponde a Enel y el 30% a los minoritarios en Bolsa.

Normas