Razones para aumentar lo que pagas por ser autónomo

Aumentar la base de cotización ofrece mayores coberturas y prestaciones, aunque hay que conocer cuál es el momento adecuado para pasar a pagar más.

Razones para aumentar lo que pagas por ser autónomo

Los trabajadores autónomos pueden elegir libremente su base de cotización, desde el mínimo que, en la actualidad es de 893,10 euros, hasta una cuantía máxima de 3.642 euros, siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos por la Seguridad Social.

Según un documento publicado por ING, el 86% de los autónomos cotizan por la base mínima, ya que, de esta forma, pagan la menor cuota posible, que asciende a 266,14 euros. Sin embargo, existen casos en los que podría ser beneficioso para el autónomo aumentar su base de cotización. Para saberlo, hay que plantearse una serie de cuestiones.

En primer lugar, si el volumen de facturación es de 2.000 euros al mes, los ingresos netos para el autónomo no superarán los 1.000 euros ya que a esa facturación hay que descontar los impuestos que se pagan tanto a la Seguridad Social como a Hacienda. Por esa razón, subir la base de cotización y, por tanto, la cuota mensual de autónomos puede comprometer la renta disponible.

Por otro lado, la base de cotización determina la pensión de jubilación que obtendrá el autónomo en el momento de su retiro. Para calcular las pensiones se toma como base los últimos 15 años de cotización, por lo que hasta ahora muchos autónomos esperaban a cumplir los 49 años para aumentar su base. Sin embargo, la última reforma estableció que a partir de los 47 los autónomos no podrán elegir libremente su base de cotización. Además, la edad de jubilación ha pasado de los 65 a los 67 años y en el año 2027 la base para calcular las pensiones serán los últimos 25 años. Por ello, si se quiere cobrar una pensión más alta es recomendable aumentar la base de cotización antes de cumplir los 42 años.

Otra cuestión a tener en cuenta a la hora de elegir la base de cotización es la prestación por cese de actividad o por contingencias profesionales, ya que ésta se calcula aplicando un 70% a la base reguladora, variando de manera notable la cuantía de la prestación en función de la base escogida.

Normas