Infraestructuras

Isolux supera el 75% de apoyo de los bonistas para su rescate

La compañía pedirá el viernes la homologación judicial del rescate financiero

Nemesio Fernández-Cuesta, responsable del Comité para la Reestructuración de Isolux.
Nemesio Fernández-Cuesta, responsable del Comité para la Reestructuración de Isolux.

Isolux ha superado el apoyo del equivalente al 75% de la deuda en poder de los bonistas necesario para que prospere el plan de rescate de la empresa, que de esta forma se garantiza un porcentaje similar de adscripción en el conjunto de la masa acreedora y, con ello, el éxito de la reestructuración. Fuentes cercanas al proceso indicaron que el periodo de adscripción para los bonistas se cerró el martes por la tarde y que, tras un recuento de apoyos que se realiza en Estados Unidos, un representante de este grupo de acreedores suscribirá mañana en Madrid el plan de reestructuración.

 Los bonistas de Isolux representan el 45% de la masa acreedora de la empresa y de su porcentaje de apoyo se deduce que, una vez integradas las adscripciones de los bancos acreedores, el plan quedará avalado por más del 75% de la deuda. Los bancos acreedores de Isolux, que permanecerán al menos dos años como accionistas de control de la constructora, tomarán en los próximos meses el 51% del capital y se harán con el control de la sociedad.

Tanto las entidades como los bonistas de Isolux canjearán por acciones de la compañía un total de 1.200 millones de deuda de la empresa. CaixaBank, Santander, Bankia y Banco Sabadell son los principales bancos acreedores y se convertirán en los principales accionistas, por delante de dos entidades públicas, que son Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el ICO, y de casi medio centenar de acreedores.

En virtud de la capitalización, los bonistas tomarán otro 45% de la compañía, al tiempo que el presidente de Isolux, Luis Delso, y el vicepresidente, José Gomis, que actualmente controlan el 55% del grupo, reducirán este porcentaje al 5%.

En cuanto al resto de la deuda de la compañía, unos 800 millones de euros, se reestructurará en dos tramos, de 200 y 600 millones, respectivamente, que la empresa pretende pagar en el referido plazo de cinco años y con lo que se obtenga del plan de desinversión de activos que tiene en marcha.

Para la gestión de la empresa, los bancos prevén la formación de un nuevo consejo de administración compuesto por nueve miembros, que serán profesionales independientes. Nemesio Fernández-Cuesta asumirá la presidencia del grupo, en sustitución de Luis Delso, mientras que el consejero delegado seguirá siendo Antonio Portela.

La empresa de infraestructuras prevé solicitar antes de este viernes la homologación judicial del plan de rescate. Tras este trámite, los bancos activarán el relevo en el consejo de administración. Isolux confía en cerrar el próximo octubre el proceso de reestructuración, con la que recibirá los 150 millones de euros del total de 200 millones que los bancos se comprometieron a inyectar en el grupo para garantizar la liquidez necesaria para que siga operando.

 

Normas