Terrorismo yihadista

Al menos 80 muertos y 231 heridos en un atentado en Kabul

El ataque, que tuvo lugar ayer durante una manifestación de miles de afganos que discurría entre fuertes medidas de seguridad, ha dejado más de 80 muertos y 231 heridos.

Afganos leen el corán y ponen velas durante un memorial por las víctimas del atentado suicida.
Afganos leen el corán y ponen velas durante un memorial por las víctimas del atentado suicida.

Al menos 80 personas han muerto y 200 han resultado heridas tras hacerse explotar un suicida durante una manifestación de la minoría étnica hazara hoy en Kabul.

El ataque, que ha sido reivindicado por el Estado Islámico (EI), ha tenido lugar durante una manifestación de miles de afganos, la mayoría hazaras, que discurría entre fuertes medidas de seguridad en protesta por un proyecto eléctrico del Gobierno que excluye a una provincia de esta minoría, de la rama islámica chií.

Las autoridades habían cercado el recorrido con la colocación de grandes contenedores y la marcha se había dirigido al palacio presencial, aunque el dispositivo de seguridad impidió el paso sin que se produjeran incidentes.

El canal de televisión afgano Tolo ha informado de que el ataque tuvo lugar hacía las 14.30 hora local (10.00 GMT) cuando miembros de la organización convocante, el denominado Movimiento Visionario, reagrupaban a los manifestantes en la zona de Dehmazang.

De acuerdo con fuentes oficiales, fueron tres los atacantes, uno de los cuales ha conseguido hacer explotar los explosivos que llevaba, otro ha fallado en su intento y el tercero ha sido abatido por miembros de la agencia de inteligencia afgana NDS.

El suicida que ha detonado los explosivos iba vestido con un burka y se encontraba entre los manifestantes, según relataron testigos presenciales a este canal.

La organización no gubernamental Amnistía Internacional, en un comunicado, ha calificado la acción como “un ataque horrible contra manifestantes pacíficos, que demuestra la absoluta falta de respeto que los grupos armados tienen por la vida humana”.

“Estos ataques son un recordatorio de que el conflicto en Afganistán no está decreciendo, como algunos creen, sino aumentando”, sentenció.

La comunidad hazara de Afganistán, un país predominante suní en el que los chiíes conforman el 9% de la población, ha sido objeto de diversos secuestros en grupo y asesinatos sectarios por parte de los talibanes y otros grupos insurgentes en los últimos dos años.

Normas
Entra en El País para participar