Datos fiscales

La renta declarada en el IRPF por los autónomos sube seis años después

El rendimiento neto por actividades económicas se situó en 9.591 euros, un 6,4% más que el ejercicio anterior

Los ingresos se encuentra lejos de los 13.525 euros declarados el año previo al inicio de la crisis

La renta declarada en el IRPF por los autónomos sube seis años después Ampliar foto

Los rendimientos que declaran los autónomos en el IRPF han aumentado por primera vez desde 2007. Así lo reflejan los últimos datos de la Agencia Tributaria, que corresponden al ejercicio 2014 y que se declaran en 2015. El rendimiento neto por actividades económicas se situó en 9.591 euros, un 6,4% más que el ejercicio anterior.

Más de 1,6 millones de contribuyentes declararon en el IRPF rendimientos por actividades económicas. En este grupo se ubican sobre todo los autónomos, cuyos ingresos declarados se han derrumbado en los últimos años. En 2007, el rendimiento neto medio para los empleados por cuenta propia que tributan por estimación directa ascendió a 13.525 euros. Desde ese nivel, cayó cada año hasta situarse en 9.011 euros en 2013. Dicho de otra forma, la renta media declarada por actividades económicas se redujo un 33,3% en seis años.

La tendencia se rompió finalmente en 2014, cuando por primera vez en seis años los beneficios de los autónomos volvieron a aumentar. El rendimiento neto reducido –una vez aplicadas las bonificaciones que contempla la ley, se situó en 9.591 euros, un 6,4% más que en el mismo período del año anterior. Este incremento no se reflejó en la principal fuente de renta, que son los rendimientos del trabajo. Los ingresos declarados por los asalariados ascendieron a 21.821 euros, solo un 0,2% más. Una vez aplicadas las reducciones que contempla la ley y descontadas las aportaciones a la Seguridad Social, la renta declarada asciende a 18.873 euros. La cifra es muy superior a los 9.591 euros declarados por los autónomos.

Hay que tener en cuenta que, a diferencia de los asalariados, los trabajadores por cuenta propia pueden deducirse los gastos inherentes a su actividad. Ello les permite rebajar la factura tributaria. Funcionarios de Hacienda defienden que el bajo nivel de ingresos declarados por los autónomos es un reflejo del fraude fiscal. En cambio, los autónomos señalan que son un colectivo que ha sufrido con especial virulencia los efectos de la crisis y recuerdan que la recesión se ha llevado por delante a numerosos profesionales y multitud de pequeños negocios.

El impuesto sobre la renta, en cifras

Los datos del IRPF que publica la Agencia Tributaria ofrecen una radiografía de la situación económica y del mercado laboral:

Declarantes e ingresos: El año pasado, 19.359.020 contribuyentes presentaron la declaración de la renta. La mayoría de las liquidaciones, algo más de 17,4 millones, incluyeron rendimientos del trabajo. El colectivo más numeroso es el de los asalariados por cuenta ajena. De las 19,3 millones de liquidaciones, 1.664.512 presentaron rendimientos de actividades económicas, que son los ingresos que declaran los profesionales y autónomos. Aun así, un mismo contribuyente puede tener diversas fuentes de renta. Por ejemplo, puede ser asalariado y, a la vez, obtener rendimientos por actividades económicas.

Ahorro: Los rendimientos del ahorro y las plusvalías también deben incluirse en el IRPF. Unos 12 millones de contribuyentes declararon ingresos procedentes de, por ejemplo, los rendimientos de un depósito, beneficios en bolsa o dividendos. De media, la base imponible del ahorro alcanzó los 2.031 euros, un 2,5% más que el año anterior.

Tramos de renta: Los datos estadísticos reflejan que el 41,6% de los declarantes del IRPFganó menos de 12.000 euros al año. En este colectivo pueden encontrarse asalariados con nóminas reducidas, estudiantes que han trabajado unos meses al año, parados o pensionistas con prestaciones bajas. Las bases imponibles que superan los 60.000 euros representan solo el 3% del total, aunque aportan el 32,5% de la recaudación. Ello refleja el carácter progresivo del tributo.

Género: El rendimiento del trabajo declarado de los hombres alcanza los 21.196 euros de media frente a los 15.810 euros de las mujeres.

Normas
Entra en El País para participar