Distribución textil

Pablo Isla cobrará en función de Netflix o Amazon

Si el grupo está entre los cuatro primeros del ranking de 30 empresas, los ejecutivos cobrarían prima

Zara
Pablo Isla, presidente de Inditex. EFE

El pasado martes, Inditex anunciaba que a partir de septiembre comenzaría a permitir el pago con el móvil en sus tiendas españolas, con el fin de ampliarlo al resto de mercados en un futuro, siendo una de las primeras empresas del sector en lanzarse a este servicio. Ante esta noticia quedó en segundo plano la aprobación del plan de retribución a largo plazo de los ejecutivos del grupo.

Un plan que afecta tanto al presidente, Pablo Isla, como a hasta 600 miembros del equipo directivo de la compañía. El sistema está dividido en tres variables distintas con idéntico peso según las cuales, los interesados recibirán un numero mayor o menor de acciones y una cantidad superior o inferior de efectivo.

Una de las tres variables se refiere a la inversión del grupo en acciones de Inditex (dividendo o recompra de títulos) y liga la futura retribución de los ejecutivos de Inditex a la inversión que realicen sus competidores. Para ello, toma como referencia, según informó a la CNMV, el índice Dow Jones Retail Titans.

En el citado listado se encuentran grandes rivales como la sueca H&M, Fast Retailling (Uniqlo) o L Brands (Victoria’s Secret). Pero también empresas de comercio de alimentación, como Carrefour, Tesco, Costco o Ahold. E, incluso, empresas cuya actividad no está directamente ligada a la de Inditex, como los gigantes Amazon y Netflix.

Se trata de un modelo similar al que anunció Repsol para su consejero delegado Josu Jon Imaz, vinculando parte de su retribución a las acciones de otras petroleras. En concreto, su rendimiento se comparará con el de Total, Royal Dutch Shell, Eni y la austriaca OMV.

La junta de accionistas de Inditex aprobó esta semana este sistema. Está dividido en dos planes independientes, uno de 2016 a 2019 y otro de 2017 a 2020. Al final de cada periodo, la posición de Inditex en el ranking determinará la retribución de los ejecutivos. Así, quedar en la mitad baja del listado supondría no recibir nada; en la decimoquinta posición se abonaría el 30% del máximo estipulado; entre el decimoquinto y el octavo, se abonará según interpolación lineal, y entre el octavo y el quinto, se abonará el 100% del máximo. El plan se reserva que, en caso de alcanzar las cuatro primeras posiciones se abonaría hasta el 125% de lo estipulado.

  • Ebit y ventas comparables

Sin embargo, el montante máximo que pudieran recibir Isla y los ejecutivos de la compañía dependerá también de otras dos variables. En este caso, se dejaría de comparar a Inditex con la competencia y dependería de su propia evolución.

La primera de estas magnitudes, liga la retribución a la evolución del ebit, que es el beneficio antes de impuestos e intereses. La segunda, según el desarrollo que tengan las ventas comparables, que hace referencia al crecimiento de la facturación midiendo solo las tiendas que llevan abiertas al menos dos años. La empresa ha logrado en los cinco últimos años duplicar el ritmo de crecimiento de esta magnitud, hasta el 8,7% del último ejercicio. En ambas variables, los ejecutivos cobrarán a partir del cumplimiento del 50% de los objetivos. En caso de mejora, el documento aprobado el martes también contempla un pago extra.

La empresa apuntó que reservaba un máximo de 5,5 millones de acciones de las cuales, 320.000 serían el tope máximo de los títulos que se destinarían a Pablo Isla, presidente. En cualquiera de los casos, la empresa remarcó ayer que en ningún caso se puede superar el tope máximo fijado.

En total, la retribución del máximo ejecutivo estará compuesta en un 60% por acciones y en un 40% en efectivo. A precios de la sesión de ayer, el valor de los títulos rondaría los 10 millones de euros. Este reparto variará según los distintos niveles de los ejecutivos. La parte monetaria no se avanzó en el documento ya que se fijaría al término del periodo. La entrega de estas cantidades se harán en la presentación de resultados de 2018 en el primer plan y en la presentación de resultados de 2019, el segundo.

La empresa pone una condición a la recepción de las acciones por parte de los ejecutivos. Así, el presidente estará obligado a mantener un número de acciones equivalente al incentivo percibido durante los dos años siguientes a la recepción. El resto de ejecutivos tienen la misma obligación, aunque con un año de permanencia. El grupo se guarda además, la posibilidad de cancelar el plan en el caso de que se entre en ebit negativo en los dos años posteriores al fin de los planes si se considera que las pérdidas por la gestión de los años retribuidos.

Durante el pasado ejercicio, Pablo Isla tuvo un sueldo de más de 12 millones de euros, con una subida del 53% respecto a un año antes. El ejecutivo recibió un salario base de 3,25 millones de euros. A ello añadió 100.000 euros de remuneración fijam 3,3 millones de variable a corto plazo y 5,5 millones de variable a largo plazo.

Normas