Editorial

El motor de las exportaciones

El cambio más significativo del modelo productivo español en los últimos años ha sido el avance de los productos y servicios españoles en los mercados exteriores, que tiene bastante que ver con el abaratamiento de los procesos productivos, fundamentalmente con el abaratamiento del factor trabajo, y con la búsqueda empresarial de alternativas a la paralización de la demanda en el mercado nacional. Desde que arrancó la crisis en 2008 hasta ahora los niveles de internacionalización de la economía han pasado del 22% del PIB al 33%, lo que da una idea del éxito de la apuesta exterior y de la magnitud del cambio en el modelo económico. Seguramente se producen las mismas cosas, pero se logra colocarlas mejor en el mercado, con una presencia mucho más intensa de manufacturas como el automóvil o la industria alimentaria.

Los datos de comercio hasta mayo confirman que el avance se mantiene, con un nuevo récord de ventas y una ligera caída de las compras por la caída de los precios energéticos. Pero mantenerlo en el futuro depende de mantener bajo control los costes que hacen competitivas a las empresas que exportan, de intensificar las reformas que lo han facilitado y de proporcionar más tamaño a las corporaciones para poder llegar a crecientes franjas del mercado en el mundo.

Normas